Los garbanzos con bacalao y los callos que desarmaron a un ejército

Cuenta la leyenda que durante las guerras carlistas en Asturias un 19 de octubre un menú contundente de cuchareo logró vencer al ejército enemigo

0
5680

EFE – Cuenta la leyenda que un menú contundente a base de garbanzos con bacalao y espinacas, callos y arroz con leche desarmó a todo un ejército durante las guerras carlistas en Asturias y, casi dos siglos después, los ovetenses unen tradición, historia y gastronomía en un plato de cuchara con el que conmemoran la gesta cada 19 de octubre.

Aunque hay varias teorías sobre el origen del menú, una de las versiones más populares apunta que en 1856 los ovetenses, sin medios para repeler un ataque a la ciudad, invitaron a los enemigos a disfrutar de un potaje que les llevó al sopor y a la siesta, momento que aprovecharon para sustraerles las armas.

Otra historia se remonta al 18 de octubre de 1836, cuando Oviedo superó dos ataques carlistas y se celebró con un menú compuesto por garbanzos con bacalao, origen del plato principal del menú del Desarme.

Y al finalizar la tercera guerra carlista, en 1876, se cuenta que se celebró con fiestas y comidas especiales que, al coincidir con la Cuaresma, sustituyeron la carne y los embutidos por pescado con garbanzos, momento en el que se consolidó la conmemoración con el menú del Desarme.

Lo cierto es que el menú del Desarme ha sobrevivido a dos siglos y sigue reuniendo en torno a una mesa a peñas de amigos, familias y compañeros de trabajo no solo en Oviedo, sino también en el resto de Asturias y se ha “exportado” a ciudades como Madrid, Sevilla, Bilbao o Valencia y los centros asturianos lo promocionan por todo el mundo.

El cofrade mayor del Desarme Miguel Ángel de Dios asegura que aunque se han alimentado muchas leyendas sobre el origen la realidad es “solo una” y es la que remonta a 1836 cuando se ofrecía el rancho en los cuarteles y más tarde, en 1898, una hostelera ovetense añadió callos a la asturiana y los bares de comidas, denominados así en la época, sumaron el arroz con leche.

En esta edición, 55 restaurantes en Oviedo -15 más que en 2017- se han sumado a la iniciativa de ofrecer a los clientes un menú del Desarme elaborado con los mejores productos condimentados cada uno con el toque personal de sus cocinas y con precios que oscilan entre 20 y 35 euros, en función de la categoría de los locales y la bebida.

El presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Asturias Otea en Oviedo, David González Codón, ha explicado a Efe que la fiesta gastronómica estaba “muy arraigada” en la capital asturiana, pero los hosteleros le han dado “un empuje” con las jornadas que se desarrollan desde hoy y hasta el domingo.

González Codón confía en que prospere la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional, que está en tramitación, para que el Desarme traspase fronteras.

Para fomentar la mayor presencia de turistas en la ciudad se han elaborado paquetes turísticos “de escapada” con comida y pernoctación incluida.

La Cofradía del Desarme y Otea presentaron las jornadas del Desarme en Madrid, el pasado miércoles, donde el menú se sirvió en siete restaurantes, y se nombró Embajador de Honor al restaurante El Ñeru.

La Cofradía del Desarme celebrará mañana su VI Gran Capítulo anual, al que concurren otras cofradías de Asturias y España donde se nombrará cofrades de honor al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, a la historiadora María Josefa Sanz Fuentes, y al director general de Onda Cero en Asturias, José María de Rato.

Los garbanzos con bacalao y los callos que desarmaron a un ejército
4.2 (83.64%) 11 votos

image_pdfimage_print

Dejar respuesta