18 minutos cubierta de abejas, ¿por qué lo ha hecho Angelina Jolie?

Para este momento Angelina Jolie estuvo tres días sin ducharse y se tapó los orificios de la nariz y los oídos. ¿Con cuántas picaduras acabó? Te lo contamos

0
1208

Angelina Jolie ha sorprendido esta semana a sus seguidores tras aparecer cubierta por decenas de abejas. La actriz ha posado cubierta de estos insectos durante 18 minutos y, z juzgar por el vídeo que se ha hecho viral, ni se ha inmutado a pesar de que se ve que multitud de abejas revoloteaban a su alrededor y se posaban en su pecho, en su rostro y hasta se metían debajo de su ropa.

Pero, ¿por qué hemos visto así a Angelina? No ha sido para una película, sino para una sesión con el fotógrafo Dan Winters para National Geographic.

Una sesión en la que todo el personal, menos ella, llevaba trajes protectores. Tuvo que estar los tres días anteriores sin ducharse para evitar el olor a jabón o perfume y no confundir a las abejas. El único «truco» fue tapar los orificios de la nariz y los oídos para evitar que algún ejemplar entrara en ellos.

Y como muchos iban a poner en duda la veracidad de las imágenes, la revista ha publicado el making-off. ¿Sabes cuántas abejas han picado a la oscarizada actriz? ¡Ninguna!

Con su valentía ha demostrado lo implicada que está con el medio ambiente. Es madrina de Women for Bees, un programa de cinco años lanzado por la UNESCO que ayudará a capacitar y apoyar a 50 apicultoras de todo el mundo.

Precisamente ayer fue el el Día Mundial de las Abejas. Los expertos coincidieron en su importante papel para garantizar el equilibrio de los ecosistemas, incluidos los destinados a la producción de alimentos, y pidieron su protección por medio de una mejor gestión de los pesticidas y una apuesta por la agroecología.

Según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), casi el 90 % de las especies de plantas con flores silvestres en todo el mundo dependen, al menos parcialmente, de la transferencia de polen por animales; en Europa, alrededor del 84 % de las especies cultivadas y el 78 % de las silvestres dependen, al menos en parte, de la polinización animal.

Pero, pese a su importancia, están en peligro debido a prácticas agrícolas intensivas, cambios en el uso de la tierra, los plaguicidas, el cambio climático o las plagas, entre otras causas, denuncia la Fundación Amigos de las Abejas.

La Organización de las Naciones Unidas recuerda que las abejas y otros polinizadores, como las mariposas, los murciélagos y los colibríes, están cada vez más «amenazados por los efectos de la actividad humana», cuando la polinización es «un proceso fundamental para la supervivencia de los ecosistemas, esencial para la producción y reproducción de muchos cultivos y plantas silvestres».