5 consejos para ahorrar en calefacción sin pasar frío en invierno

Una de las cosas que no nos gusta del invierno, es el frío. Y otra de las que más nos gustan son las esperadas rebajas

0
721

Una de las cosas que no nos gusta del invierno, es el frío. Y otra de las que más nos gustan son las esperadas rebajas. ¡Hasta un 70% de descuento sobre los precios habituales! Es el momento de equipar a toda la familia para los próximos meses, o para adquirir productos tecnológicos a precios asequibles.

Pero no siempre el bolsillo, está en condiciones óptimas, especialmente después de las fiestas navideñas. Los préstamos personales, tan populares y útiles en estos momentos, permiten disponer de efectivo para aprovechar los precios ventajosos sin necesidad de esperar al cobro de la próxima nómina. Es posible obtener un préstamo rápido de 2000 euros inmediatamente en tu cuenta (pikalaina heti tilille 2000) para aprovechar las ofertas y descuentos.

Pero para no tener problemas a final de mes, hay que gastar de forma responsable. ¡Si incrementas el gasto por un lado, reduce el gasto por otra parte!

Cómo reducir la factura de la calefacción con unos simples hábitos de consumo

En invierno, uno de los gastos más importantes es el de la calefacción. La factura se dispara sobre todo, si vives en zonas de adversa climatología, o en viviendas grandes y/o mal aisladas. Para ayudarte a disminuir la factura, hemos confeccionado esta lista de recomendaciones útiles que mantendrán tu casa caliente sin que el gasto se dispare.

  1. Temperatura máxima de 21 grados

¡Es invierno y no puedes pretender pasar el día en manga corta! Lo más recomendable y saludable es programar los radiadores a una temperatura de entre 19 y 21º. Piensa que por cada grado que subas, el consumo se incrementa hasta un 7%.

  1. Apaga la calefacción cuando no estés en casa

En invierno hay muchas fechas señaladas: navidades, Año Nuevo, Reyes, etc. Las familias se reúnen y pasan muchas horas en agradable compañía. Si vas a ausentarte de tu vivienda durante, la mañana, tarde o noche, apaga la calefacción. ¡Y por supuesto, no la dejes encendida si vas a pasar fuera unos días de vacaciones!

  1. Baja o apaga los radiadores mientras estás cocinando

En muchas viviendas, la cocina es el lugar en el que se pasan largos periodos de tiempo, especialmente cuando se está cocinando. Si no hay nadie más en la casa, apaga la calefacción mientras preparas los menús. El horno y la vitrocerámica contribuirán a caldear el ambiente e incluso es posible que pases calor. Puedes aprovechar la temperatura ambiente para trabajar con el ordenador, coser o ayudar a tus hijos con los deberes mientras se prepara el asado. De este modo, no habrás tenido necesidad de encender la calefacción durante algunas horas.

  1. No calientes las estancias que no se utilizan

Reduce el gasto cerrando los radiadores de las habitaciones vacías o de las zonas poco transitadas.

  1. Las casas bien aisladas consumen menos

Coloca burletes adhesivos en todos los lugares por los que se pueda filtrar el frío, como puertas, y ventanas. Las rejillas de ventilación o salidas de humo no se deben tapar aunque para evitar que el calor se escape, cierra la puerta de la cocina o el baño al entrar o salir.

Para ahorrar en calefacción solo necesitas modificar tus hábitos durante el periodo invernal. Si a pesar de tus esfuerzos, el consumo se dispara, siempre puedes conseguir dinero extra para ayudarte en la temida cuesta de enero buscando en la web los préstamos más baratos y flexibles – halvin joustoluotto. ¡Con un poco de esfuerzo conseguirás ahorrar hasta un 50% de la factura en calefacción!

image_pdfimage_print

Dejar respuesta