Abren más peluquerías que ferreterías en el primer día permitido

Más peluquerías que ferreterías, algo menos las floristerías y otros comercios marcan el inicio de la actividad comercial dentro de la fase 0 de la desescalada de la pandemia

0
697
peluquerías
Una peluquería | EFE

Más peluquerías que ferreterías, algo menos las floristerías y otros comercios marcan el inicio de la actividad comercial dentro de la fase 0 de la desescalada de la pandemia, en la que las dudas normativas y la cautela al virus también están presentes entre propietarios y clientes.

Aunque numerosos negocios y comercios han levantado sus persianas, otros han optado por consultar a sus gestores o «ver si tienen demanda a través de cita previa», antes de abrir en los próximos días para retomar sus respectivas actividades.

Por ello, Extremadura ha ofrecido escenarios distintos en los ámbitos comerciales que han reanudado este lunes su actividad, incluso entre los negocios de los mismos sectores.

En el caso de los talleres, Andrés Fernández, responsable de un taller ubicado en la barriada de San Roque, en Badajoz, cifra, en declaraciones a Efe, en un 90 por ciento los negocios de este área abiertos en la ciudad.

Aunque hasta ahora solo atendían servicios esenciales, la reapertura «casi total» es muy importante”, pues “hay que seguir pagando el local, la luz y el resto de gastos”.

Pedro González, gerente de Talleres González Nuevo Motor, en Plasencia, ha explicado a EFE que, aunque los talleres de vehículos han podido seguir trabajando estos días con servicio de urgencia, desde este lunes cuando han empezado a recibir carga de trabajo.

«Hasta ahora han sido las empresas las que han llegado al taller porque del público particular hemos perdido casi el 100 % desde el inicio del estado de alarma, clientela que no esperamos recuperar hasta que empiecen a funcionar servicios como la ITV», ha apuntado.

En cuanto a las medidas de seguridad que han implementado, ha señalado la cita previa -fundamental si se tiene en cuenta de que de momento solo trabajan tres mecánicos de los ocho de plantilla-, recepción y entregas de vehículos en la calle y servicios y sala de espera clausurados.

Horario concertado previamente, dos clientas por turno, baño precintado y un aparato nuevo de vapor para desinfectar son las medidas que han puesto en marcha de cara a la reapertura.

Diversas de las ferreterías pacenses que han abierto se han visto filas de clientes en el exterior. David Egea, de la céntrica ferretería “Santo Domingo” de Badajoz, ha explicado que tiene previsto utilizar esta semana para acondicionar el local, aunque a primera hora se ha encontrado con clientes que se han acercado al establecimiento para hacerle pedidos o cuestionarle dudas.

Similares dudas tiene el dueño de la Ferretería La Antigua, en Mérida, que nunca ha trabajo con cita previa y que espera el «visto bueno» de su gestor para conocer de qué forma puede abrir y «qué exigen las normas con exactitud».

«De momento, este lunes vamos a ir a limpiar y organizar por si decidimos abrir a lo largo de este semana», ha dicho su propietario.

El sector de las peluquerías también comienza a trabajar con cita previa y son muchos los establecimientos extremeños que tienen sus puertas abiertas.

«Si no pelo, no tengo pelas», ha dicho EFE Manuel González, de la peluquería «Pely», mientras atendía a su primer cliente en este lunes. «La ley me lo permite y a los clientes hay que tenerlos bien guapos», ha afirmado Manuel, quien tiene trabajo «toda esta semana» a través de la citada previa.

La empleada de PeinArte, en Badajoz, Lucía Clavel ha explicado que se atenderán este lunes distintas citas previas, aunque se espera una mayor actividad a medida que pasen los días y la población “comience a perder más el miedo”.

Charo Chico y su hija regentan la peluquería placentina Argollas, que ha reabierto este lunes sus puertas. «Estamos un poco desorientadas porque nos influye mucho el hecho de tener que llevar una máscara y aplicar un protocolo de limpieza», ha afirmado.

La peluquería ha permanecido cerrada desde el inicio del estado de alarma, algo que «lógicamente» hemos notado y ahora no sabemos si algunas de nuestra clientas podrán volver pero «tenemos confianza y somos optimistas de que esto nos saldrá bien a todos».

La barbería cacereña Alpha, con «las tijeras a pleno rendimiento», ha acogida muy bien este reinicio de la actividad. Su gerente, Lorena Mayz, ha dicho a EFE que la acogida “es muy buena… mejor de lo esperado».

Mayz no ha parado de coger citas desde las pequeñas escaleras que dan acceso a su local, que está a pie de calle. “Lo peor es el elevado coste en material desechable. Desechamos constantemente toallas, guantes, mascarillas”, ha apuntado.

Cerca de su local, frente al Gran Teatro, el Restaurante 13 de San Antón, que regenta el popular chef Juanma Zamorano, ha explicado que está ofreciendo pedidos a domicilio.

La mayoría de los establecimientos hosteleros (enmarcados en la recién creada plataforma local) consideran que no les compensa abrir cocinas ahora. “No es rentable, porque los pedidos se hacen sobre todo en fines de semana”, ha manifestado.

“Yo no abriré hasta que haya cierta normalidad y pueda ofrecer comidas en el restaurante y en terraza», ha manifestado la dueña del restaurante “tu-cozina”, Elena Aguado. «Cuando eso pase, sí optaré también por ajustar la carta para los pedidos a domicilio para atender a personas más mayores que tengan miedo de volver a restaurantes”.

Otros negocios, como centros de fisioterapia o floristerías, están atendiendo con cita previa y ,aunque en apariencia parezca que sus locales puedan estar cerrados, un cartel con un teléfono muestra un número para que el cliente contacte.

Maribel, propietaria de una floristería en Mérida, mantiene su actividad «on line», pero no ha abierto las puertas de su establecimiento. «Hasta que no me aclaren si puedo abrir realmente, no abriré», ha afirmado a EFE.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta