Publicidad Ai
Publicidad Ai

Almería

El detenido por agredir a un médico en Roquetas acepta ocho meses de prisión

La sentencia se ha alcanzado por un acuerdo conformidad entre el fiscal, la defensa y acusación particular en un juicio rápido

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Juzgados de Roquetas de Mar (Almería). -

El hombre de 57 años detenido por agredir a un médico en un centro de salud de Roquetas de Mar (Almería) ha aceptado una condena de ocho meses de prisión y una multa de 100 euros como autor de un delito contra la autoridad y otro delito leve de lesiones.

La sentencia se ha alcanzado por un acuerdo conformidad entre el fiscal, la defensa y acusación particular en un juicio rápido celebrado este martes en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 5 de Roquetas de Mar.

Fuentes judiciales han informado a Europa Press de que el hombre deberá, asimismo, indemnizar a la víctima con 120 euros y no podrá aproximarse o comunicarse con él.

El juez ha acordado tras la vista suspender la pena de prisión al no tener el acusado antecedentes penales aunque esta está condicionada al pago de la responsabilidad civil y a no delinquir en un período de dos años.

El suceso se produjo en la tarde del lunes en el Servicio de Urgencias del centro de Atención Primaria (SUAP) del centro de salud de Aguadulce Sur y tras la agresión el médico resolvió interponer una denuncia contra el arrestado.

El paciente insultó y agredió físicamente a bofetadas al médico que le atendía ya que este le habría negado el desplazamiento en ambulancia hasta el hospital.

El facultativo, que estableció que el caso no requería gravedad para autorizarlo y que debía ser atendido de la dolencia por el médico de cabecera con cita previa, fue auxiliado por un enfermero, pero finalmente tuvo que ser atendido por las lesiones causadas.

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar convocó para este martes una concentración de protesta por la agresión y de apoyo a la víctima en el centro de salud escenario de los hechos a la han asistido el delegado territorial de Salud y Consumo, Juan de la Cruz Belmonte, y el alcalde del municipio, Gabriel Amat.

"DISMINUCIÓN" DE AGRESIONES VERBALES Y FÍSICAS

Belmonte ha destacado que la consejería está "tomando todas las medidas necesarias" para "revertir" las agresiones a los sanitarios, y ha apuntado una "disminución" de los ataques "verbales y físicos" durante el primer semestre de 2023, en el que se han registrado siete frente a las 15 de 2022.

"Van disminuyendo poco a poco, sí, pero tenemos que darnos cuenta de que es un problema de la sociedad", ha trasladado en declaraciones a los medios. Ha precisado que, en los primeros seis meses del año, se tiene constancia de 45 casos de agresión física y verbal, mientras que en 2022 ya habían alcanzado las 61.

El mes en el que se contabilizó mayor número de agresiones fue abril, con un total de diez y una de ellas física. En el mes de junio se han registrado cinco agresiones, dos de ellas físicas.

"Los números a mí no me sirven, tenemos que llegar a cero, y tenemos que darnos cuenta de que hay que respetar a unos profesiones que nos están cuidando independientemente del día, la hora, la afluencia o que estemos en verano", ha apuntillado.

Al hilo de esto, ha aludido al proceso de "acompañamiento" que, desde la consejería, se está haciendo al facultativo agredido y ha celebrado el juicio "rápido y ejemplar" que ha tenido lugar en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 5 de Roquetas de Mar.

"Vamos a pedir el incremento de las penas para que esto no se vuelva a repetir, sobre todo, pensando que son trabajadores ejemplares que están pendientes permanentemente de nuestro sistema sanitario público", ha concluido.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN