Viruji

Adiós a la fama paranormal de Pirunkirkko: una explicación científica explica la cueva

En el folclore, esta grieta era conocida como un lugar donde los sabios locales se reunían para contactar con el mundo de los espíritus

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
  • Acceso a la cueva de Pirunkirkko. -

Científicos finlandeses han atribuido a un fenómeno peculiar de resonancia del sonido la fama de actividad paranormal relacionada con una cueva en aquel país.

El parque nacional de Koli alberga una famosa cueva de 34 metros de largo conocida como Pirunkirkko, o Iglesia del Diablo en inglés.

En el folclore, esta grieta era conocida como un lugar donde los sabios locales se reunían para contactar con el mundo de los espíritus. Aún hoy, el lugar es visitado por practicantes del chamanismo, que organizan sesiones de tambores en la cueva.

Un nuevo artículo en Open Archaeology de Riitta Rainio, investigadora de arqueología de la Universidad de Helsinki, y Elina Hytönen-Ng, investigadora de estudios culturales de la Universidad del Este de Finlandia, investiga la acústica de la Iglesia del Diablo y explora si las propiedades acústicas de la cueva podrían explicar las creencias asociadas a ella y por qué fue elegida como lugar para actividades y rituales relacionados con el sonido.

Los investigadores descubrieron que la Iglesia del Diablo alberga un fenómeno de resonancia distintivo que amplifica y alarga el sonido en una frecuencia específica. Este fenómeno puede haber impactado significativamente las creencias y experiencias asociadas con la cueva.

Los investigadores revisaron archivos históricos que muestran que varios sabios y curanderos conocidos operaban en el área de Koli. El más famoso de los sabios fue un hombre conocido como Kinolainen, a veces también conocido como Tossavainen, que usaba la Iglesia del Diablo para rituales mágicos.

"Según la leyenda, Kinolainen llevaba a sus pacientes a la 'iglesia' para hablar con el diablo sobre las causas y curas de sus dolencias. Este tipo de ritual curativo a menudo incluía gritos fuertes, pisotones, disparos y golpes", dice Rainio en un comunicado resumiendo los registros tradicionales.

Hytönen-Ng también entrevistó y observó a un practicante moderno del chamanismo que utiliza la Iglesia del Diablo para sus rituales. Según el practicante, en la cueva hay una energía especial que crea una fuerte conexión con la naturaleza circundante y con las propias raíces.

"El practicante dijo en la entrevista que las sesiones de tambores, especialmente en el fondo de la cueva, han abierto 'nuevos horizontes'".

Según Rainio, las mediciones acústicas realizadas en la parte trasera de la cueva, que parece un corredor y de paredes lisas, muestran un fuerte fenómeno de resonancia. El fenómeno es causado por una onda estacionaria entre las paredes lisas y paralelas, que genera un tono en la frecuencia natural de la cueva, 231 Hz, que permanece audible durante aproximadamente un segundo después de impulsos agudos, como aplausos, tambores o fuertes golpes.

Los tonos vocalizados en la cueva cerca de la frecuencia de 231 Hz son amplificados y alargados por la cueva.

"Grabamos al practicante chamánico y descubrimos que vocalizaban repetidamente tonos a 231 Hz, que luego eran amplificados por la cueva en su frecuencia natural".

La resonancia es un fenómeno común en el entorno construido, especialmente en habitaciones pequeñas, pero es poco común en el entorno natural, donde rara vez se encuentran superficies paralelas, lisas y sólidas. Por lo tanto, según los investigadores, se puede suponer que la resonancia que se produce en el interior de la Iglesia del Diablo fue hace siglos un fenómeno sonoro excepcional para los habitantes de la región.

Se han medido resonancias distintas similares en el entorno natural, por ejemplo, en cuevas paleolíticas de Francia y España, que se producen especialmente cerca de pinturas en las paredes de las cuevas.

Rainio y Hytönen-Ng sospechan que probablemente se escuchó un tono persistente y amplificado por resonancia en el fondo de los rituales realizados en la Iglesia del Diablo. Según los investigadores, el efecto de esta resonancia puede haber sido sutil e inconsciente, pero puede haber moldeado significativamente las creencias y experiencias asociadas con la cueva.

"Donde un investigador de la acústica escucha como resonancia, las personas del pasado pueden haber sentido la presencia de un espíritu, y un practicante chamánico puede sentir la presencia de una energía excepcional, cada uno según su origen".

Por tanto, el estudio proporciona un ejemplo de cómo se puede utilizar la resonancia para establecer una comunicación y un diálogo concretos con un espacio físico, un sitio o el entorno natural.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN