Viruji

La importancia del color en las redes para ser más eficaces contra las plagas de insectos

Según un nuevo estudio, para mantener alejados a los bichos en las explotaciones agrícolas hay mejores opciones que las típicas redes blancas o negras

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Redes rojas en una plantación en Japón. -

Según un nuevo estudio, las redes rojas son mejores para mantener alejada una plaga de insectos agrícolas común que las típicas redes blancas o negras.

Los investigadores experimentaron con el efecto de redes rojas, blancas, negras y de colores combinados para disuadir a los trips de la cebolla de comer puerros Kujo, también llamados cebollas galesas. Tanto en pruebas de laboratorio como de campo, las mosquiteras rojas fueron significativamente mejores para disuadir al insecto que otros colores.

Además, en pruebas de campo, los cultivos de cebolla que estaban parcial o totalmente cubiertos por malla roja requirieron entre un 25 y un 50% menos de insecticida que el necesario para un campo totalmente descubierto. Cambiar las redes agrícolas de blanco o negro a rojo podría ayudar a reducir el uso de pesticidas y el impacto negativo relacionado que puede tener en el medio ambiente, al tiempo que respalda prácticas agrícolas más sostenibles y efectivas.

Las plagas de insectos pueden ser una pesadilla para cualquier jardinero. Tan pronto como aparecen los cogollos frescos, se cubren de pulgones, escarabajos y otros insectos en busca de un sabroso refrigerio. Si bien los insecticidas sintéticos se utilizan ampliamente para controlar plagas en jardines y cultivos agrícolas, se sabe que muchos causan daños al medio ambiente natural al filtrarse en el suelo y los suministros de agua, y envenenar plantas, vida silvestre e insectos inofensivos. Algunas plagas también se están volviendo resistentes a los productos químicos, por lo que los agricultores se están quedando sin opciones sobre qué usar y necesitan aplicarlos con más frecuencia.

Las redes agrícolas son otra forma de proteger los cultivos y reducir el uso de insecticidas. Es posible que veas los típicos invernaderos con redes blancas, negras o azules cuando pases por un huerto o un campo de hortalizas. Como un mosquitero sobre una cama, impiden físicamente que los insectos lleguen a los cultivos. Tiene sentido pensar que la característica más importante de estas redes sería el tamaño de los agujeros de la malla. Cuanto más pequeño es el agujero, más pequeño debe ser el insecto para poder entrar. Sin embargo, un equipo de investigación del Centro de Agricultura, Silvicultura y Pesca de la Prefectura de Kioto y la Universidad de Tokio ha descubierto que el color de la red puede actuar como un elemento disuasorio aún más importante.

“Probamos redes rojas que tenían un tamaño de malla mayor que el cuerpo del insecto, pero aún más efectivas que otras redes convencionales blancas o negras con un tamaño de malla más pequeño. Este “control óptico de plagas” se basa en la naturaleza de la visión del color de los insectos para mantener alejadas a las plagas”, explicó en un comunicado el profesor Masami Shimoda de la Escuela de Graduados en Ciencias Agrícolas y Biológicas de la Universidad de Tokio. “La mayoría de los insectos no tienen fotorreceptores rojos en los ojos y les resulta difícil ver el color rojo, por lo que nos pareció curioso que se pudiera utilizar un color invisible para controlarlos”.

El equipo se centró en una plaga, los trips de la cebolla (Thrips tabaci). Este insecto es muy resistente a los insecticidas y causa grandes daños a una variedad de cultivos importantes en todo el mundo, al comerlos y al propagar virus dañinos. Los investigadores probaron tres combinaciones de colores de redes rojas (rojo-blanco, rojo-negro y rojo-rojo) en tres tamaños de malla (2 milímetros, 1 mm y 0,8 mm). También probaron redes típicas combinadas de negro, blanco y blanco y negro del mismo tamaño, en el laboratorio y en el campo.

En general, todas las redes que incluían fibras rojas tuvieron un desempeño significativamente mejor para mantener alejados a los trips de la cebolla que las redes negras o blancas. En la segunda prueba al aire libre, los investigadores probaron la eficacia de las redes rojas y rojas en diferentes niveles de cobertura: sin cobertura, con cobertura total, solo en la parte superior y solo en el costado.

Debido a un brote de trips de la cebolla en la zona, se utilizó insecticida. La parcela totalmente cubierta requirió la menor cantidad de insecticida y produjo cebollas de alto valor comercial. Las parcelas que sólo estaban cubiertas por el techo o los costados requirieron una aplicación adicional de insecticida, en comparación con la parcela totalmente cubierta. En comparación con las parcelas completamente descubiertas, las parcelas con redes rojas redujeron en general el número de aplicaciones de insecticida necesarias entre un 25% y un 50%.

“Estas nuevas mallas rojas son más caras que los pesticidas, pero son económicas porque pueden usarse durante años. También son muy eficaces para controlar las plagas sin todo el trabajo que implica fumigar pesticidas”, afirmó Shimoda.

Además de reducir la infestación por trips de la cebolla, otra ventaja de las redes rojas es que, debido a que dependen del color y no del tamaño de la malla, pueden tener agujeros más grandes. Esto mejora la transpirabilidad, reduce la posibilidad de infecciones por hongos y mejora el acceso a la luz solar. Además, debido a un mejor flujo de aire, las temperaturas no son tan altas dentro del invernadero, lo que facilita a los agricultores trabajar en el interior.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN