Andalucía

Un fármaco consigue prevenir las reacciones alérgicas graves a varios alimentos

En adultos y niños, como los cacahuetes o la leche, según un nuevo estudio dirigido por científicos de la Facultad de Medicina de Stanford

Publicidad AiPublicidad Ai
  • Vaso de leche. -

Un nuevo fármaco consigue prevenir las reacciones alérgicas peligrosas a pequeñas cantidades de alimentos desencadenantes de alergias en adultos y niños, como los cacahuetes o la leche, según un nuevo estudio dirigido por científicos de la Facultad de Medicina de Stanford (Estados Unidos).

La investigación se publica en la revista 'New England Journal of Medicine'. Los resultados sugieren que el uso regular del fármaco, omalizumab, podría proteger a las personas de respuestas alérgicas graves, como dificultad para respirar, si accidentalmente ingieren una pequeña cantidad de un alimento al que son alérgicas.

"Estoy entusiasmado porque disponemos de un nuevo tratamiento prometedor para los pacientes alérgicos a múltiples alimentos. Este nuevo enfoque ha demostrado respuestas realmente buenas para muchos de los alimentos que desencadenan sus alergias", afirma la autora principal del estudio, la doctora Sharon Chinthrajah, profesora asociada de Medicina y Pediatría y directora en funciones del Centro Sean N. Parker de Investigación sobre Alergia y Asma de Stanford Medicine.

"Los pacientes afectados por alergias alimentarias se enfrentan diariamente a la amenaza de reacciones potencialmente mortales debidas a exposiciones accidentales", ha afirmado el autor principal del estudio, el doctor Robert Wood, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos). "El estudio demostró que el omalizumab puede ser una capa de protección frente a pequeñas exposiciones accidentales", ha señalado.

El omalizumab, que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó originalmente para tratar enfermedades como el asma alérgica y la urticaria crónica, se une a los anticuerpos que causan muchos tipos de enfermedades alérgicas y los inactiva. Basándose en los datos recogidos en el nuevo estudio, el 16 de febrero la FDA aprobó el omalizumab para reducir el riesgo de reacciones alérgicas a los alimentos.

Todos los participantes en el estudio eran alérgicos graves a los cacahuetes y al menos a otros dos alimentos, como leche, huevo, trigo, anacardos, avellanas o nueces.

Tras cuatro meses de inyecciones mensuales o bimensuales de omalizumab, dos tercios de los 118 participantes que recibieron el fármaco comieron con seguridad pequeñas cantidades de los alimentos que les provocaban alergia.

Cabe destacar que el 38,4 por ciento de los participantes en el estudio eran menores de 6 años, un grupo de edad con un alto riesgo de ingestión accidental de alimentos desencadenantes de alergias.

LAS ALERGIAS SON FRECUENTES

Las alergias alimentarias afectan aproximadamente al 8 por ciento de los niños y al 10 por ciento de los adultos en Estados Unidos. Se aconseja a las personas con alergias graves que eviten por completo los alimentos que contengan los desencadenantes de su alergia, pero los alérgenos comunes, como los cacahuetes, la leche, los huevos y el trigo, pueden estar ocultos en tantos lugares que actividades cotidianas como asistir a fiestas y comer en restaurantes pueden ser todo un reto.

"Las alergias alimentarias tienen importantes repercusiones sociales y psicológicas, incluida la amenaza de reacciones alérgicas en caso de exposición accidental, algunas de las cuales pueden poner en peligro la vida", afirma Chinthrajah. Las familias también se enfrentan al impacto económico de comprar alimentos más caros para evitar los alérgenos, ha añadido.

En el mejor tratamiento disponible para las alergias alimentarias, la inmunoterapia oral, los pacientes ingieren dosis minúsculas y gradualmente crecientes de alimentos desencadenantes de la alergia bajo la supervisión de un médico para crear tolerancia.

Pero la propia inmunoterapia oral puede desencadenar respuestas alérgicas, la desensibilización a los alérgenos puede llevar meses o años, y el proceso es especialmente largo para las personas con varias alergias alimentarias, ya que suelen tratarse de una en una.

Una vez desensibilizados a un alérgeno, los pacientes deben seguir comiendo el alimento con regularidad para mantener su tolerancia, pero a menudo no les gustan los alimentos que durante mucho tiempo tuvieron que evitar.

"Hay una necesidad real de un tratamiento que vaya más allá de la vigilancia y ofrezca opciones a nuestros pacientes alérgicos a los alimentos", ha afirmado Chinthrajah.

El omalizumab es un anticuerpo inyectado que se une y desactiva todos los tipos de inmunoglobina E, o IgE, la molécula causante de la alergia en la sangre y en las células inmunitarias del organismo. Hasta ahora, el omalizumab parece capaz de aliviar la alergia a varios alérgenos alimentarios a la vez. "Creemos que debería tener el mismo efecto independientemente del alimento del que se trate", ha afirmado Chinthrajah.

LAS INYECCIONES EVITAN REACCIONES GRAVES

En el estudio han participado 177 niños con al menos tres alergias alimentarias cada uno, de los cuales el 38 por ciento tenía entre 1 y 5 años, el 37 por ciento entre 6 y 11 años, y el 24 por ciento 12 años o más.

Al repetir la prueba, 79 pacientes (66,9%) que habían tomado omalizumab podían tolerar al menos 600 mg de proteína de cacahuete, la cantidad que contienen dos o tres cacahuetes, frente a solo cuatro pacientes (6,8%) que habían tomado el placebo. Proporciones similares de pacientes mostraron mejoría en sus reacciones a los demás alimentos del estudio.

Alrededor del 80 por ciento de los pacientes que tomaron omalizumab pudieron consumir pequeñas cantidades de al menos un alimento desencadenante de la alergia sin inducir una reacción alergénica, el 69 por ciento de los pacientes pudieron consumir pequeñas cantidades de dos alimentos alergénicos y el 47 por ciento pudieron comer pequeñas cantidades de los tres alimentos alergénicos.

El omalizumab fue seguro y no causó efectos secundarios, aparte de algunos casos de reacciones leves en el lugar de la inyección. Es la primera vez que se evalúa la seguridad de este estudio en niños de tan solo un año.

HAY QUE SEGUIR INVESTIGANDO

Según los investigadores, es necesario seguir estudiando para comprender mejor cómo podría ayudar el omalizumab a las personas con alergias alimentarias.

"Tenemos muchas preguntas sin respuesta: ¿Durante cuánto tiempo deben tomar este fármaco los pacientes? ¿Hemos modificado permanentemente el sistema inmunitario? ¿Qué factores predicen qué personas tendrán la respuesta más fuerte?", afirma Chinthrajah. "Aún no lo sabemos", ha zanjado.

El equipo está planificando estudios para responder a estas y otras preguntas, como averiguar qué tipo de seguimiento sería necesario para determinar cuándo un paciente adquiere una tolerancia significativa a un alimento desencadenante de alergia.

Chinthrajah ha señalado que muchos pacientes con alergias alimentarias también padecen otras afecciones alérgicas tratadas con omalizumab, como asma, rinitis alérgica (fiebre del heno y alergias a desencadenantes ambientales como moho, perros o gatos, o ácaros del polvo) o eccema. "Un fármaco que pueda mejorar todas las afecciones alérgicas es exactamente lo que esperamos", ha afirmado.

"El fármaco podría ser especialmente útil para los niños pequeños con alergias alimentarias graves, porque tienden a llevarse cosas a la boca y pueden no comprender los peligros que entrañan sus alergias", ha agregado.

El fármaco también podría hacer más seguro para los médicos de familia. "Es algo que nuestra comunidad de alérgicos a los alimentos llevaba mucho tiempo esperando", afirma Chinthrajah. "Es un régimen farmacológico fácil de implantar en una consulta médica, y muchos alergólogos ya lo utilizan para otras afecciones alérgicas", ha señalado.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN