Viruji

Las grandes migraciones de herbívoros de Serengueti en orden de tamaño tienen explicación

La sucesión ordenada de herbívoros, primero las cebras, seguidas de los ñus y éstos por las gacelas, responde a un equilibrio de interacciones

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Cebras. -

El parque nacional Serengueti (Tanzania) es escenario de grandes migraciones de herbívoros. Una sucesión de cebras, ñus y gacelas se desplazan cientos de kilómetros en busca de pastos siguiendo ese orden basado en el tamaño corporal y al que ahora se ha dado una posible explicación.

Ocho años de datos con cámara ocultas, seguimiento de animales por GPS y análisis de ADN fecal para caracterizar el momento, la llegada y las interacciones entre cebras, ñus y gacelas, sugieren que el proceso de migración ordenada está regulado por un equilibrio entre las interacciones de las especies y los factores ecológicos.

Un equipo internacional encabezado por la Wake Forest University (EE.UU.) publica un estudio en Science el cual sugiere que la competencia por el alimento impulsa a las cebras por delante de las manadas más grandes de ñus.

Cuando los ñus parten y a medida que avanzan reducen la biomasa de hierba y facilitan el desarrollo de nuevo crecimiento, lo que atrae a las gacelas que aprovechan el nuevo alimento mientras siguen a las otras dos especies.

“Nuestros resultados destacan un equilibrio entre fuerzas facilitadoras y competitivas”, afirman los autores.

La migración de grandes herbívoros que comparten recursos alimentarios limitados involucra en Serengueti a casi dos millones de animales y es un ejemplo clásico de «sucesión de pastoreo» que depende del tamaño.

Primero las cebras, de unos 230 kilos de peso, luego los ñus (180 kilos) y finalmente las gacelas (20 kilos) emprenden camino través de las mismas rutas migratorias en busca de pastos, respetando un orden que ha intrigado durante años a los investigadores y cuyas causas aún no se conocen del todo.

A lo largo del tiempo se han propuesto varias explicaciones para este patrón secuencial, que incluyen la competencia, la facilitación y la depredación.

El nuevo estudio indica que los patrones observados de “sucesión de pastoreo” están impulsados por la facilitación, y se caracterizaban por una dinámica de «empuje y atracción» centrada en el ñu, que es el herbívoro dominante.

Los análisis de ocupación, movimiento animal y dieta proporcionan “pruebas sólidas” de que los procesos de búsqueda de alimento subyacen a la sucesión del pastoreo, que se produce a intervalos cortos, menos de 4 días entre la cebra y el ñu y más largos, de 16 a 32 días, entre los migrantes más grandes y la gacela, indica el estudio.

En contra de algunas teorías, los autores no encontraron evidencias de que el orden de migración esté motivada por el riesgo de depredación.

Los investigadores usaron además observaciones de incendios forestales intensos y lluvias en la región para concluir que esos fenómenos refuerzan los patrones de pastoreo.

Estos hallazgos, según los autores, permiten comprender mejor los factores que impulsan la icónica migración del Serengueti y a reconciliar décadas de resultados contradictorios al demostrar que la competencia y la facilitación operan simultáneamente durante la migración animal, con efectos que dependen de la disponibilidad de recursos.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN