Arcos

El Xerez D.F.C. pierde su imbatibilidad ante la mejor versión del Jédula

Paquito De los Reyes marcó su gol en una jugada maravillosa entre Juanjo e Isidoro. El Torno y el Tesorillo ganaron a domicilio y la cabeza de la tabla se comprime algo más. Marcos fue expulsado por doble amarilla

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • CD Jédula-Xerez D.F.C. -

–C.D. Jédula– Paco; Manolo, Pedro, Borja Delgado, Iván (Rafa Oca, 89’); Marcos, Juanjo; Isidoro (Fran, 94’), Jorge, Vázquez (Collantes, 57’); y Paquito De los Reyes (Rubio, 81’).
–Xerez D.F.C. – Iván Ares; Padilla, Borja Perea (Morlán, 74’), Olmo, Benítez; Lolo Garrido, Copero (Biri, 68’); Juanma Barba (Aranda, 77’), Orihuela (César, 62’), George; y Guille.
Gol:  1-0, Paquito De los Reyes (68’).
Árbitro: Tirado Pantoja (gaditano). Amonestó a los locales Paquito De los Reyes, Manolo, Iván, Collantes y, en dos ocasiones, a Marcos, al que expulsó del terreno en el minuto 92; por los visitantes amonestó a Orihuela, Padilla, Morlán y Guille.  
Incidencias: Decimotercera jornada. Estadio municipal. Unos 600 espectadores. Los creadores del himno del C.D. Jédula, el dúo musical Killoqué, efectuaron el saque de honor antes del partido.


El Jédula logró derrotar al gigante azulino por 1-0 en un choque en el que los chicos de Juan Manuel Jiménez se dejaron todo lo que tenían para hacer lo que ningún equipo de los 11 a los que se ha enfrentado la escuadra azulina de Dani Pendín ha conseguido hasta el momento, derrotar al todopoderoso Xerez D.F.C. Para conseguir esa proeza, el Jédula tuvo que hacer su mejor partido de la temporada en casa rozando la excelencia táctica y superando a las huestes xerecistas de principio a fin en un alarde de entrega y acierto frente a un rival cuajado de buenos jugadores, muchos de ellos antiguos futbolistas del Arcos como Edu Villegas, Biri, César, Pedro Herrera, Orihuela o Borja Perea, una auténtica armada de la que solo estos dos últimos salieron de inicio en el once titular. Maqui sufría la baja inesperada de Johnny por lesión de tobillo producida durante la semana de entrenamientos, entrando un eficaz Pedro en su lugar. La otra novedad en las filas blanquiverdes era la de Marcos por Juan Jesús en el doble pivote. El resto quedaba igual que siempre.


El Jédula dejaba que los azulinos sacasen el balón desde atrás con cierta facilidad pero al cruzar la divisoria del terreno de juego comenzaba el trabajo de presión y achique de espacios de los jedulenses, mordiendo en cada balón disputado y en cada pelota dividida en segunda jugada, faceta en la que los de Juan Manuel Jiménez salían vencedores casi siempre.
Los de Pendín asustaron por medio de Copero en un par de oportunidades en las que estrelló el balón en la de-fensa localen una jugada por banda derecha de Juanma Barba con centro a Guille que este cabe-ceó fuera por poco y en otro remate forzado de Borja Perea a la salida de un córner que se marchó arriba. También el escurridizo George tuvo una ocasión de marcar, pero tiró alto. Por parte local, lo más peligroso llegaba en acciones de Vázquez a la contra, principalmente en pases de Jorge entre líneas, que se marchaban por controles o conducciones defectuosas del delantero o en acercamientos de Paquito De los Reyes e Isidoro por el costado derecho que no llegaban a fructificar.

La zona medular era el espacio donde se fraguaba el partido con una lucha titánica entre las dobles parejas de pivotes por hacerse con el control de la situación, Lolo Garrido y Copero por los visitantes y Juanjo y Marcos por los locales, con alguna que otra ayudita de Borja Delgado y Jorge Jiménez para desequilibrar la balanza a favor de los verdes y de David Orihuela por parte azulina para encontrar huecos adonde enviar balones a sus compañeros. Ni que decir tiene que la superioridad era para los de casa, pero no tan clara como para determinar la situación.
En la segunda parte todo seguía igual hasta que a Maqui le dio por apretar aún más las clavijas a su rival dando entrada en el campo a esa bomba en permanente riesgo de estallar lla-mada David Collantes. Su irrupción empezó a sacar de sitio a los defensas xerecistas que ya no estaban tan tranquilos ni tan seguros en sus acciones. El abrelatas comenzó a funcionar. Juanjo se apoyó en Isidoro para penetrar por el flanco derecho, que le devolvió una pared ideal para llegar hasta la línea de fondo y dejar un balón de gol a un Paquito De los Reyes que no se cansa de marcar -ya lleva seis goles- y que ejecutó a la perfección la suerte suprema, anotando por bajo y pillando a contra pie a Iván Ares, que no pudo evitar el tanto. El gol fue el toque de alarma para Dani Pendín que en ese mismo momento se dio cuenta que en el banquillo tenía una bala llamada Biri y un ‘colocador’ de balones excepcional como César, ignorados hasta entonces por su técnico. Desplazó a George a la media punta en vez de Orihuela y metió a Morlán para apoyar en ataque a Guile.

El Xerez se lanzó con más voluntad que acierto hacia el portal de un Paco magnífico, que detuvo varios disparos de Lolo Garrido con peligro. La velocidad de Biri obligó a Marcos a jugarse la segunda y los de casa se quedaron con uno menos en el minuto 92, pero aún quedaban cuatro interminables minutos y el empate no era una posibilidad tan descabellada. El Jédula se defendió con orden metiendo a Rafa Oca y Fran para reforzar. Sin excesivos apuros ni agobios logró despejar la amenaza jerezana, sobresaliendo Borja Delgado -descomunal- en una defensa perfecta donde Manolo e Iván también brillaron a gran altura y el partido acabó por fin, así como la imbatibilidad del líder en esta temporada. En Jédula mordió el polvo por primera vez.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN