Así viven Pan y Pin, las gemelas siamesas que no quieren separarse

Las hermanas Pan y Pin Romphoyen son siamesas. Nacieron en Tailandia unidas por la cintura, lo que les dificulta andar con normalidad y sin ayuda. Pero ellas, con un espíritu de superación envidiable, han aprendido a que el día a día se desarrolle con la mayor normalidad posible.

Según los expertos, los gemelos unidos suelen ser casos extraños, pues sólo ocurre nuna vez cada 2.5 millones de nacimientos.

Hace un tiempo los médicos evaluaron la posibilidad de separar a las hermanas, pero su lazo es tan fuerte entre ellas que han preferido mantenerse juntas para siempre.

Pin y Pan han aprendido a gatear imitando a un cangrejo, y usan sus manos como apoyo. Pin controla el pie derecho, mientras que su hermana mayor, Pan, controla el izquierdo.

 Las hermanas viven con sus abuelos en la provincia de Nakhon Sawn, a unos 240 kilómetros del norte de Bangkok.

Aunque están conectadas por un mismo cuerpo, tienen distinta personalidad, aspectos y gustos. Por ejemplo,»a Pan le encanta su pelo corto, mientras que Pin siempre lo lleva largo», dice su abuelastra Noknoi Pongchamnan, quien cuida de ellas como su fuese su propia madre.

Son, en definitiva, todo un ejemplo, un modelo a seguir, de superación, ganas de vivir y amor fraternal.