Un avión parado en el cielo antes de aterrizar, ¿es posible?

Ya hemos visto otros vídeos como este último de un avión que se ha hecho viral, pero lo cierto es que nos hace «comernos el coco». Porque sabemos (y explicaremos en este artículo) que es imposible que los aviones se queden parados en el cielo, sin avanzar. Pero las imágenes están ahí y no parecen trucadas.

En un vídeo viral se ve un avión comercial, enorme, suspendido en el cielo minutos antes de tocar tierra en el aeropuerto internacional de Moscú-Vnúkovo.

Algunos internautas hablan de un fallo de «Matrix» como explicación al suceso mientras otros bromean con el freno de mano del avión.

Impresiona, ¿verdad? Pues no es el único vídeo que muestra un avión que parece parado en esta zona de Rusia. Mira este otro ejemplo, más antiguo.

Analicemos… Un avión cuando va a esa altura y está a punto de aterrizar va a una velocidad aproximada de 300 km/h. Para que se quedara suspendido en el aire tendría que tener un viento de esa misma velocidad y constante, pero no se aprecia nada de viento en estos vídeos (fíjate en los árboles).

Los dos vídeos se han grabado desde sendos coches en movimiento, en dirección contraria. Según el principio, la velocidad relativa entre dos cuerpos  es el valor de la velocidad de uno de ellos tal como la mediría un observador situado en el otro. El observador en este caso se sitúa en un coche que va a cierta velocidad, mientras el avión se dirige en dirección contraria a otra velocidad distinta. La diferencia de velocidad de ambos es baja, y por este motivo a los usuarios del coche que graba les da la impresión de que el avión no se mueve. Es decir… es una ilusión óptica.

Los expertos explican que para permanecer en el aire y mantener el vuelo, una aeronave necesita avanzar, porque la elevación se produce cuando el ala empuja el aire hacia arriba para acelerar y las alas deben moverse a través del aire, acumulando velocidad para seguir produciendo elevación. Es lo que diferencia a un avión de un  helicóptero, que usa una hélice para mantenerse en el aire.