Si usas una bolsa de plástico en Kenia podrías terminar en la cárcel

El gobierno ha prohibido el uso, fabricación e importación de bolsas de plástico a nivel comercial y doméstico, algo que perseguirá con multas y detenciones

0
1465

La prohibición del uso, fabricación e importación de las bolsas de plástico a nivel comercial y doméstico ya está en vigor en Kenia. Se trata de una medida que, pese a haber sido anunciada hace seis meses, ha cogido a muchos pequeños comerciantes por sorpresa, informan medios locales.

Mientras el Gobierno exige a sus ciudadanos que utilicen bolsas hechas de materiales ecológicos como papel manila, yute, lona o plásticos biodegradables, el público lamenta que estas alternativas sean demasiado caras (entre 0’81 y 2’44 euro) y solo estén disponibles en pequeñas cantidades.

Este problema, unido a la falta de campañas de concienciación pública por parte del Ejecutivo, podría suponer que las sanciones previstas por la nueva medida (multas de entre 16.260 y 32.520 euros y penas de entre 1 y 2 años de prisión) afecten a buena parte de la población.

Algunos pequeños comerciantes aseguran no tener aún alternativas para el plástico, y critican a la Administración por poner en el punto de mira a los compradores y no únicamente a los fabricantes de bolsas. Mientras tanto, las grandes superficies están utilizando cajas de cartón y envolviendo los productos en papel de periódico ante la escasez de bolsas ecológicas.

Las bolsas de plástico son uno de los principales desafíos para la eliminación de los desechos urbanos en Kenia, especialmente en las comunidades más pobres, donde el acceso a los sistemas de gestión de residuos y la atención sanitaria es limitada.

En los supermercados kenianos se entregan unas 100 millones de bolsas de plástico, que también pueden convertirse en lugares idóneos para la reproducción de mosquitos portadores de malaria y dengue.

Las bolsas de plástico constituyen el 9% de los desechos totales que genera el país y el 90% del daño medioambiental, ya que matan a animales que los confunden con alimento y contaminan los lugares turísticos.

Kenia se suma así a otros países africanos, como Ruanda y Marruecos, en prohibir las bolsas de plástico para proteger su ecosistema, aunque no es la primera vez que lo intenta.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta