Un borracho sube a una estación de esquí mientras intentaba encontrar su hotel

La borrachera de un turista le terminó haciendo subir hasta una estación de esquí a 2.400 metros en los Alpes cuando buscaba su hotel, en el pueblo al pie

0
931

La enorme borrachera de un turista estonio le terminó haciendo subir hasta una estación de esquí a 2.400 metros de altura cuando intentaba llegar a su hotel, en el pueblo al pie.

Pavel, que así se llama este señor de 30 años, había salido de fiesta por el Cervinia (Valle d’Aosta, Italia), pero bebió demasiado y luego no era capaz de encontrar el camino a su hotel. Desorientado en las calles, de madrugada, comenzó a seguir un camino que le llevó hasta el restaurante de una estación de esquí.

Lo peor fue que en su estado de embriaguez estaba convencido de haber llegado al hotel, que no recordaba tan lejos ni al final de un camino tan empinado. Lo que no pudo encontrar fue su habitación, claro está, así que se durmió sobre el primer banco que encontró.

Había subido 2.400 metros de altura hasta llegar a su destino a través de un camino cada vez más empinado y cubierto de nieve. Además, su ropa no era la adecuada para esa temperatura, ya que únicamente se había abrigado para salir de copas por el pueblo, por lo que no llevaba ni botas de nieve sino unos simples zapatos. Pese a todo, llegó al restaurante de la estación y allí fue encontrado por los trabajadores del local cuando llegaron para abrir.

Según se supo más tarde, el borrachín había intentado abrir el restaurante con la llave de su hotel, cosa que no consiguió, pero forzó la entrada y se bebió un par de botellas de agua antes de quedarse frito en el banco.

La multa no será pequeña porque además de haberse movilizado a varios agentes, bomberos y perros durante la noche al creerlo perdido deberá pagar los daños del restaurante. Y en el hotel, tan felices porque no deshizo ni la cama.

Valora este artículo

image_pdfimage_print

Dejar respuesta