Gasta una broma fingiendo que se ahoga y acaba ante la policía

Hay bromas pesadas y otras que se pueden volver en contra del bromista, como le ocurrió a una mujer que se bañaba en una playa de La Manga

0
27230

Hay bromas pesadas y otras que se pueden volver en contra del bromista, como le ocurrió a una mujer que se bañaba en una playa de La Manga.

A esta señora no se le ocurrió otra cosa que simular que se ahogaba. Se suponer que quiso dar un susto a sus familiares para luego reírse, pero lo que sucedió fue mucho más allá de eso.

Creyendo que era cierto, los socorristas actuaron de inmediato. Tanto es así que dos socorristas se lanzaron a por ella mientras se movilizaban una moto acuática, un quad e incluso una ambulancia.

Sin demora, todos estos especialistas se dieron cuenta de que no había ni ahogamiento ni peligro, todo era mentira. El enfado pasó, pero la policía se presentó para cantarle las cuarenta a la bromista fallida.

Puede que se librase de una multa mayor, pero el pago del dispositivo no se lo quita nadie.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta