Buenos resultados del Partido de la Cerveza en las elecciones de Austria

Convertir una de la fuentes más grandes de Viena en un dispensador gratuito de cerveza y prohibir las claras son algunas de las propuestas del Bierpartei

0
2079

EFE | El Bierpartei (Partido de la Cerveza) ha conseguido el doble de votos de los que le otorgaban los sondeos previos a las elecciones en Austria. Su poco más del 2% no le servirá de nada porque para entrar en el concejo municipal de Viena se necesita un 5%, pero supone un gran paso adelante para el partido.

Convertir una de la fuentes más grandes de Viena en un dispensador gratuito de cerveza y prohibir las claras – la mezcla de rubia y limonada – son algunas de la propuestas del Partido de la Cerveza. Las ideas del Bierpartei suenan a broma, pero esta formación gana cada vez más adeptos.

Cerveza, punk y municipales
El cantante punk Marco Pogo, de 33 años, es el fundador de esta formación, que ya se presentó a las generales de 2019 y obtuvo el 0,1 % de los votos nacionales. Su líder niega que sea una humorada y replica: «Nadie pregunta a la ultraderecha si lo que dicen es satírico».

Con la ayuda de un puñado de amigos y unos 500 euros, este nuevo partido ha sido uno de los protagonistas de la campaña, situándose el primero en interacciones en las redes sociales.

Este «movimiento cervezocrático» glorifica el lúpulo y considera que la ingesta de esta bebida debe ser un derecho fundamental sufragado por el erario público.

Fuentes de cerveza
«En realidad queremos una fuente de cerveza en cada esquina. Ese es nuestro objetivo. Pero, para empezar, una está bien, además sería un imán para el turismo», relata a Efe Pogo mientras saborea una rubia de medio litro.

Marco Pogo es su nombre artístico al frente de la banda de punk «Turbobier» y como líder de la formación política cervecera, pero su verdadera identidad es Dominik Wlazny. Antes de la música fue médico, pero prefirió los conciertos a las consultas.

Además de alabar la cerveza, Pogo asegura que quiere luchar por la escena musical y cultural de Viena, que debido a la pandemia está pasando por muchas dificultades económicas.

¿Banalizar el alcohol?
El líder cervecero se pone serio cuando se le pregunta si sus mensajes no pueden ser malinterpretados por sus seguidores -en su mayoría jóvenes de 18 a 35 años- como una banalización del alcohol.

«De la misma forma que trato de combinar diversión y seriedad en la política, recomiendo lo mismo con el consumo de cerveza, que debe hacerse con mesura y sentido», defiende.

Pogo destaca que su formación es tolerante y que también acepta a quienes no toman cerveza o prefieren el vino o cualquier otra cosa. Sin embargo está en contra de mezclar la bebida dorada con otros líquidos: «En esto soy fundamentalista».

«Nadie debería ser discriminado por su procedencia, por lo que cree, su apariencia o si toma cervezas pequeñas o grandes, como aquí», expone su filosofía.

También la ingesta de cerveza está detrás de sus análisis internacionales. Pogo elogia a la canciller alemana, Angela Merkel, a la que se ha retratado con jarras de medio litro, mientras que del presidente de EEUU se limita a decir: «Uno de sus problemas es que no bebe cerveza».

image_pdfimage_print

Dejar respuesta