Buscan a una anciana por robarle una piedra a Yoko Ono

No fue un robo aparatoso, tampoco de gran preparación. Una señora simplemente cogió una piedra y se marchó con ella. El problema es que no se trataba de una piedra cualquiera, sino de una pieza integrada en la obra The Riverbed, una creación de Yoko Ono valorada en 14.000 dólares.

La policía canadiense busca a la señora, totalmente identificada a través de las cámaras de seguridad, que la grabaron y han permitido distribuir su imagen. Se trata de una mujer de entre 55 y 60 años, vestida de negro y ataviada con un pañuelo rojo a rayas.

Por su parte, la piedra lleva escrita la frase «Ámate a ti mismo», por lo que es fácilmente identificable también, aunque por el momento se desconoce tanto el paradero de la robapiedras como del pedrusco en sí.

Originalmente, la piedra robada estaba colocada en una pila de rocas de río pulidas por el efecto de las corrientes. Según explica el dossier de la exposición, The Riverbed surca «el río entre la vida y la muerte». Hay distintas formas de entender esta exposición interactiva y una de ellas es elegir una piedra, sostenerla «hasta que todo tu enojo y tristeza haya desaparecido» y devolverla a su lugar, pero ese último punto no debió leerlo la señora que se marchó con una de las piezas.