­čÄą­čÄąUna casa de lujo en Florida invadida por buitres, al estilo Hitchcock

0
1693

┬┐Recuerdas el cl├ísico del cine ‘Los P├íjaros‘, de Alfred Hitchcock? Angustiosa en ciertos momentos. Pues una familia de Nueva York vive una pesadilla similar a la de la pel├şcula, solo que en este caso son voraces buitres negros los que han invadido su mansi├│n de vacaciones en Palm Beach (Florida, EE.UU.).

El diario digital The Palm Beach Post cont├│ esta semana las tribulaciones de los Casimano en una nota acompa├▒ada de un v├şdeo en el que se ve la piscina de la mansi├│n, valorada en m├ís de 700.000 d├│lares y que la familia compr├│ a principios de este a├▒o, plagada de esas aves carro├▒eras.

El olor que rodea la casa es igual al de ┬źmiles de cad├íveres en descomposici├│n┬ź, se├▒al├│ Siobhan Casimano a ese diario, cuya informaci├│n es reproducida este viernes por los principales medios de Miami.

Los buitres (Coragyps atratus), según el relato, regurgitan y defecan por todas partes y además golpean con sus potentes picos los automóviles de la familia si los dejan fuera del garaje.

De las mosquiteras que proteg├şan la piscina no queda nada y los buitres, que son m├ís de veinte, tambi├ęn han invadido la barbacoa.

Una vecina de los Casimano que tambi├ęn sufre la presencia de los buitres, Cheryl Katz, dijo a The Palm Beach Post que hay otro vecino que alimenta a esas aves y a otros animales salvajes con comida para perros e incluso pollos.

Katz, que padece una grave enfermedad que la hace propensa a las infecciones, ha tenido que llamar a la polic├şa para que ahuyentase a los buitres de su casa en alguna ocasi├│n y llamado a organismos dedicados a los animales sin mucho ├ęxito.

Los buitres negros americanos est├ín protegidos por la Ley de Aves Migratorias vigente desde 1918 y es dif├şcil conseguir permisos para actuar contra ellos, dijo el presidente de la asociaci├│n de vecinos de la urbanizaci├│n Ibis, donde se encuentra la casa de los Casimano y de Katz.