China apuesta por emplear sus futuros robots como tenderos y profesores

La Conferencia Mundial de Robots de Pekín celebró su edición anual con más de medio millar de máquinas inteligentes

0
2020

La Conferencia Mundial de Robots de Pekín celebró su edición anual con más de medio millar de máquinas inteligentes y una clara apuesta por incluir éstas en nuevos sectores productivos, como el comercial desde tenderos a recepcionistas o el educativo.

El evento, que incluyó una exposición con los avances de 60 firmas chinas del sector y conferencias con expertos de Estados Unidos, Europa y Asia Oriental, estuvo protagonizado este año por robots humanoides que según sus desarrolladores podrán ser en el futuro recepcionistas de hotel o de un banco, o vendedores.

«El coste de estos robots actualmente es alto, de unos 100.000 dólares, pero cuando podamos bajarlo hasta 20 o 30 mil veremos pronto muchos más robots en los centros comerciales chinos», vaticina en declaraciones Hansen Shu, consejero delegado de la firma Robosen.

Autómatas de su firma, algunos con aspecto de protagonistas de la saga Transformers, bailan para los visitantes de la conferencia, entre ellos muchos niños, y según Shu el reto ahora es introducir en estos productos inteligencia artificial, algo que según él «está comenzando y va lento, pero es el único camino».

La conferencia mostró también robots «médicos» como Cancan, aunque su funcionamiento es similar al de los tenderos o recepcionistas: disponen de una pantalla informativa en su cara o en su pecho, sensores para no chocar con viandantes, son capaces de escuchar al usuario, y le dan información.

«Cancan escucha la enfermedad que tiene el paciente y le encamina al lugar del hospital donde puede ser atendido, o a la farmacia del centro médico, y le da consejos sobre como tratarse», explica uno de los responsables de la firma Canze, que desarrolla el autómata, aunque según él aún no está preparado para sustituir a los médicos de carne y hueso.

Muchos de los robots en la conferencia estaban en fase de perfeccionamiento y aún no han sido comercializados, ya que sus creadores buscan a técnicos que ayuden a mejorar la pericia de los autómatas o a abaratar los costes de unas máquinas aún caras para el bolsillo medio.

Sin embargo, David Wang, de la firma Beijing Lingyi Technoogy, asegura que su robot doméstico, dotado de prácticamente las mismas articulaciones que un humano y capaz de cocinar o limpiar, ya está muy solicitado entre la gente más rica de China.

Por ahora, su robot maravilló a los asistentes a las conferencias haciendo taichi, y muchas otras máquinas del evento mostraron también sus dotes artísticas tocando la guitarra, escribiendo caligrafía china o dibujando con la misma destreza que un pintor.

Texto: EFE

image_pdfimage_print

Dejar respuesta