Un chino estuvo 25 años cascando nueces con una granada de mano

Un cuarto de siglo se pasó un chino cascando nueces con una granada de mano porque la confundió con un abridor. Hasta que recientemente identificó el objeto en un folleto policial sobre armas no fue consciente de lo que tenía entre manos.

Al parecer, a este aldeano de Ankang le regalaron la granada sin explicarle qué era y como no le encontraba uso alguno a un objeto con esa forma pues se le ocurrió usarlo para abrir nueces. Y muy bien que le funcionaba el sistema porque así lo ha estado haciendo durante los últimos veinticinco años para comer sus frutos secos favoritos.

Sin embargo, a principios de diciembre se llevó un susto descomunal al ver una fotografía de su ‘cascanueces’ en un folleto sobre armas prohibidas distribuido por la policía. Tras el disgusto se dirigió a los agentes para entregar el objeto, que tras ser examinado parecía haberse desactivado.

Este tipo de granadas están diseñadas para explotar cuando se les suelta la palanca de seguridad y se arrojan. A medida que giran se enciende un fusible que desata el desastre, cosa que no ocurrió.

Lo que ahora se pregunta mucha gente es ¿por qué un amigo le regaló una bomba sin explicarle qué era?