La CIA despide a una perra que se niega a olfatear bombas

Lulu es una labradora que estaba destinada a convertirse en el último talento en detección de bombas de la CIA. Finalmente no ha sido así

0
840
CIA
Lulu | CIA

Lulu es una labradora que estaba destinada a convertirse en el último talento en detección de bombas de la CIA. Finalmente no ha sido así. Empezó muy bien, según informa la propia agencia, pero pronto empezó a ir cuesta abajo. Tras unas semanas de entrenamiento, Lulu comenzó a mostrar señales de que ella, sencillamente, «no estaba interesada en detectar olores de explosivos».

«Incluso cuando se la motivaba con comida y juegos a buscar, ella claramente no lo disfrutaba más», añade. La CIA informa de que el bienestar mental y físico de los perros olfateadores son una prioridad, así que tomaron «la extremadamente difícil decisión de hacer lo que es mejor para Lulu y echarla del programa».

Pero no todo son malas noticias, ya que quienes manejan a los perros tienen la opción de adoptarlos si son apartados. Lulu tiene ahora un nuevo hogar y pasa sus días persiguiendo conejos y ardillas en el jardín, lo cual es mucho menos estresante.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta