El confinamiento despierta la pasión por los villanos

EUROPA PRESS – Mientras la gente se da un atracón viendo programas de televisión y películas durante este período de confinamiento, pueden encontrarse extrañamente atraídos por villanos ficticios, desde Voldemort y Darth Vader hasta Maléfica y Moriarty. Pero eso no significan que están seducidos por el ‘lado oscuro’, sino que el atractivo de los personajes malvados tiene una explicación científica en cierto modo tranquilizadora.

Según una nueva investigación publicada en la revista ‘Psychological Science’, la gente puede encontrar villanos ficticios sorprendentemente agradables cuando comparten similitudes con el espectador o el lector. Esta atracción hacia versiones potencialmente más oscuras de nosotros mismos en las historias ocurre aunque nos repugnen los individuos del mundo real que tienen comportamientos igualmente inmorales o inestables. Según esta investigación, una razón es que la ficción actúa como una red de seguridad cognitiva, permitiéndonos identificarnos con personajes villanos sin contaminar nuestra imagen.

«Nuestra investigación sugiere que las historias y los mundos ficticios pueden ofrecer un ‘refugio seguro’ para la comparación con un personaje villano que nos recuerde a nosotros mismos. Cuando la gente se siente protegida por el velo de la ficción, puede mostrar mayor interés en aprender sobre los oscuros y siniestros personajes que se parecen a ellos», explica la autora principal del trabajo, Rebecca Krause, candidata al doctorado en la Universidad Northwestern.

Los científicos vienen apuntando durante mucho tiempo que la gente se aleja de otros que son en muchos aspectos similares a ellos mismos, pero que poseen rasgos negativos como la inestabilidad y la traición. Los rasgos antisociales en alguien con cualidades similares, según se especula en el mundo científico, pueden ser una amenaza para la imagen que una persona tiene de sí misma.

«La gente quiere verse a sí misma de forma positiva. Encontrar similitudes entre uno mismo y una mala persona puede ser incómodo», detalla la investigadora. En contraste, Krause y otro de los autores, Derek Rucker, creen que poner a la mala persona en un contexto ficticio puede eliminar esa incomodidad e incluso invertir esta preferencia. En esencia, esta separación de la realidad atenúa los sentimientos indeseables e incómodos.

«Cuando ya no te sientes incómodo con la comparación, parece que hay algo atractivo y seductor en tener similitudes con un villano. Por ejemplo, la gente que se ve a sí misma como tramposa y caótica puede sentirse especialmente atraída por el personaje de el Joker en las películas de Batman, mientras que una persona que comparte el intelecto y la ambición de Lord Voldemort puede sentirse más atraída por ese personaje de la serie de Harry Potter», argumenta Krause.

LA ATRACCIÓN A LOS VILLANOS

Para probar esta idea, los investigadores analizaron los datos del sitio web ‘CharacTour‘, una plataforma de entretenimiento ‘on line’ que tenía aproximadamente 232.500 usuarios registrados en el momento del análisis. Una de las características de esta web es que permite a los usuarios hacer un test de personalidad y ver su similitud con diferentes personajes que habían sido calificados como villanos o no. Los villanos incluían personajes como Maléfica, el Joker y Darth Vader. Los no villanos incluían a Sherlock Holmes, Joey Tribbiani (de la serie Friends) y Yoda.

Los datos anónimos de estos cuestionarios permitieron a los investigadores probar si la gente se sentía atraída o repelida por villanos similares. No es sorprendente que la gente se sintiera atraída por los no villanos a medida que su similitud aumentaba. Sin embargo, los resultados sugirieron además que los usuarios se sentían más atraídos por los villanos que compartían similitudes con ellos.

Los investigadores creen que las similitudes con los villanos de las historias no amenazan al yo como lo harían los villanos de la vida real. «Dado el hallazgo común de que la gente se siente incómoda y tiende a evitar a las personas que son similares a ellos y malas de alguna manera, el hecho de que la gente realmente prefiera a los villanos similares sobre los villanos disímiles nos sorprendió. Honestamente, al entrar en la investigación, ambos éramos conscientes de la posibilidad de encontrar lo contrario», reconoce Rucker.

Los resultados no identifican qué comportamientos o características los participantes encontraron atractivos. Por ello, dicen que se necesita más investigación para explorar la atracción psicológica de los villanos y si la gente se siente atraída hacia villanos similares en la ficción porque la gente busca oportunidades para explorar su propio lado oscuro personal. «Tal vez la ficción proporciona una manera de comprometerse con los aspectos oscuros de su personalidad sin hacer que se cuestione si es una buena persona en general», concluye Krause.