Consejos para ahorrar luz este invierno

Uno de los aspectos que más preocupa a los consumidores cuando llega el invierno es la factura en luz y calefacción

0
986

Uno de los aspectos que más preocupa a los consumidores cuando llega el invierno es la factura en luz y calefacción. Tanto si tenemos una instalación a gas, como si disponemos de radiadores eléctricos, el consumo se dispara y eso, inevitablemente, afecta a los bolsillos.

En ocasiones, el gasto es tan alto que altera por completo el presupuesto mensual y obliga a las familias a contratar créditos rápidos para hacer frente a los recibos.

¿Qué podemos hacer para evitar sustos? Aquí van algunos consejos para ahorrar luz este invierno creados por Viaconto:

  • Radiadores a temperatura estable

La manipulación del termostato obliga a las calderas a realizar esfuerzos mayores para acomodar la temperatura al nivel de confort deseado. Es preferible mantener una temperatura estable de entre 19 y 21 grados que andar subiendo y bajando la calefacción. Hay que tener en cuenta que cada grado de temperatura encarece las facturas un 5 %.

En caso de ausentarnos de casa, podemos dejar el termostato a unos 15 grados (posición “economía”), de manera que al regresar sea más rápido recuperar calor.

  • ¿Calefacción para dormir?

No es recomendable dormir con los radiadores encendidos toda la noche a efectos de ahorro. Es mejor apagarlos o bien dejarlos a una temperatura mínima de entre 15 y 17 grados.

  • Habitaciones que no se usan

Conviene apagar los radiadores situados en habitaciones que no se utilizan. También es importante cerrar las puertas de esas estancias para ayudar a que se mantenga el calor en el resto de la casa.

  • Termostatos inteligentes y temporizadores

Son una buena herramienta para ahorrar energía y mantener un nivel de confort en los hogares. Los termostatos inteligentes miden y regulan la temperatura de los hogares y permiten un control a distancia. Estos pequeños equipamientos pueden proporcionar un ahorro de energía que ronda el 13 %.

  • Aislamientos

Es un aspecto fundamental para potenciar el ahorro ya que un gran volumen de energía calorífica se pierde a través de puertas y ventanas. Los materiales más recomendados son el PVC y los cristales con doble puente térmico.

Es importante no dejar pasar el aire por rendijas o aberturas y colocar elementos aislantes que conserven el nivel de calor dentro de las estancias.

  • Aprovechar la luz de sol

Durante el día conviene subir las persianas para aprovechar la radiación solar, pero por la noche se han de bajar. De esta manera, se conservar el calor acumulado dentro de la casa. También ayuda en la labor mantener las cortinas corridas.

  • Vestimenta adecuada

Algunas personas ponen la calefacción tan alta que han de ir en manga corta dentro de casa. Si pretendemos ahorrar en la factura de la luz o el gas, es mejor ponerse un suéter y mantener los termostatos en las temperaturas recomendadas.

  • No cubrir los radiadores y purgarlos periódicamente

Para favorecer una correcta difusión del aire caliente, hemos de procurar no colocar objetos encima ni al lado de los radiadores. Repisas de madera, cortinas… cualquier elemento que obstaculice el flujo de aire hará que perdamos calor.

  • Ventilar tan solo 10 minutos al día

Abrir las ventanas 10 minutos al día es suficiente para ventilar espacios. De lo contrario, el calor se escapa y cuesta más volver a calentar la casa.

  • Bombillas de bajo consumo

Durante el invierno hay menos horas de luz natural, así que conviene instalar bombillas de bajo consumo.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta