Un delfín en celo intenta frotarse con los bañistas de una playa francesa

El delfín asustaba a turistas y vecinos porque se acercaba demasiado y se frotaba de forma compulsiva, algo peligroso debido a su tamaño: tres metros

0
1693
Zafar, el delfín caliente.

Un delfín llamado Zafar provocó el cierre de una playa francesa, pero no porque atacase a los bañistas con ánimo de hacerles daño, sino porque estaba en celo y buscaba frotarse a toda costa con otro ser vivo.

El animal asustaba a turistas y vecinos porque se acercaba demasiado y se frotaba de forma compulsiva, algo peligroso debido a su tamaño, unos tres metros.

Unos nadadores casi no pudieron regresar a la orilla porque el delfín Zafar, loco por un roce, no les dejaba alcanzarla. Eso, y que empujó a una mujer fuera del agua, fueron las dos gotas que colmaron el vaso. Se decretó el cierre de la playa durante una semana, hasta que al animal se le pasase la calentura.

El problema se solucionó con los humanos, pero el delfín lo siguió intentando con pequeños barcos y kayaks. Un no parar.

Una vez que se pasó el celo todo volvió a la normalidad y Zafar sigue siendo bien recibido por los vecinos, que desde hace meses lo ven merodear la costa y disfrutan de sus piruetas, todo un atractivo turístico accidental.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta