Deportividad en su máximo extremo, en la Maratón de Dallas

El final de esta maratón ha sido muy polémica, ya que los atletas no pueden recibir ayuda. Debería haber dos premios: a la carrera y a la deportividad

0
1709

Se merece toda la repercusión que está teniendo, porque demostró que la deportividad está por encima de todo. Se llama Ariana Luterman y si no ganó el Maratón de Dallas fue solo por su carácter solidario. Es una joven estudiante de 17 años que hacía unos de los relevos de la durísima prueba cuando vio cómo a su lado cómo desfallecía Chandler Self a tan solo unos metros de la meta. No lo dudó y en lugar de dejarla atrás y continuar su carrera, la chica ayudó a la atleta, la levantó, la sostuvo y la acompañó hasta cruzar la línea y convertirse así en vencedora de la prueba.

La ganadora, Chandler Self, es psiquiatra de profesión, y su amor por el atletismo la llevó a competir la Maratón de Dallas. Lo que menos podía imaginar es que acabaría siendo noticia porque a unos 50 metros de la línea de llegada se vino abajo. Ha llegado a decir que hasta deliraba. El video de esos instantes, con la fuerza de voluntad de Chandler como protagonista y con Ariana brindando una deportividad y compañerismo muy poco usuales, se viralizó segundos después.

El final de esta maratón ha sido muy polémica, ya que los atletas no pueden recibir ayuda para llegar a la meta. No obstante, la organización consideró que Self llegó a la meta con la ventaja suficiente para que esa solidaridad que recibió en los últimos metros hubiera supuesto un cambio en los resultados finales.

 

image_pdfimage_print

Dejar respuesta