Crean detector acústico para evitar choques de elefantes con trenes en India

El Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), a través de la Fundación EWT, ha llevado a cabo con éxito las pruebas piloto con elefantes

0
1290
elefantes
Un elefante

El Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), a través de la Fundación EWT, ha llevado a cabo con éxito en el estado indio de Bengala Occidental unas pruebas piloto con un detector acústico de elefantes en las vías de tren.

Se trata de un oído inteligente, creado por el ingeniero bioacústico y director del LAB, Michel André, y su equipo, que aporta una solución tecnológica a un problema que mata cada año a más de 500 personas y 50 elefantes en la India.

La Fundación EWF (Ear to the Wild Foundation) -fundada el 2018 por Michel André, Shagun Mehra y el Maharajah M.K. Ranjitsinh, padre de La Ley de Protección de la Vida Silvestre en la India (Wildlife Protection Act, 1972)- ha probado el detector acústico desarrollado por el LAB en las vías de la línea Siliguri-Jalapaiguri, División de la NFR (Northeast Frontier Railways), la red ferroviaria que registra el mayor número de colisiones mortales con elefantes.

La estación acústica ideada y desarrollada por André y su equipo es actualmente la única herramienta tecnológica que permite alertar a los conductores de trenes, en cualquier momento, sobre la presencia de elefantes a un kilómetro de distancia y evitar así colisiones letales.

Para hacer las pruebas, André y la bióloga india Seema Lokhandwala colocaron elefantes cautivos a diferentes distancias de una de estas estaciones acústicas inteligentes, instalada cerca de la estación de trenes de Nagrakata, que presenta una de las tasas anuales de accidentes más altas en esta ruta.

Mientras que los sensores visuales integrados en la estación de escucha sólo pueden detectar elefantes a 250 metros de distancia y únicamente durante las horas de luz natural, los sensores acústicos pueden identificar un gruñido a una distancia de más de 500 metros y un barrito a un kilómetro, en cualquier momento que se produzca.

«Esto representa una gran ventaja, ya que la mayoría de colisiones se producen durante la noche, cuando los elefantes aprovechan las temperaturas más frescas para desplazarse en busca de agua o comida», ha señalado André.

La estación acústica piloto también está equipada para este propósito con un detector térmico, mientras que dos paneles solares aseguran su autonomía energética y los datos se transmiten a través de la red de telefonía, lo que permite comunicar alertas en tiempo real e informar a los conductores.

El éxito de esta prueba piloto confirma la convicción de Michel André forjada durante su doctorado en 1997, que se centró en el desarrollo de una tecnología para evitar colisiones mortales entre barcos y cachalotes.

«En lugares donde las actividades humanas invaden el hábitat de la vida silvestre, es inútil y peligroso desarrollar tecnologías que asustan y hacen huir a los animales. Por el contrario, hemos de escuchar la vida salvaje para detectar su presencia y evitar confrontaciones. Entender mejor su forma de vida es alcanzar una mejor convivencia entre hombre y naturaleza», ha dicho André.

El investigador ha destacado que el crecimiento de la actividad humana en la India, la densificación de la red ferroviaria y la extensión de ciudades y plantaciones agrava cada día el conflicto entre humanos y elefantes, que provoca cada año la muerte de cerca de 500 personas y al menos 50 elefantes.

«El elefante entra en las plantaciones agrícolas que han reemplazado el área forestal, su principal fuente de forraje, y se nutre de sus cultivos, y los agricultores defienden sus propiedades con proyectiles y petardos, lo que hace a los elefantes cada vez más agresivos y peligrosos», según André. EFE

image_pdfimage_print

Dejar respuesta