Detenido por negligencia un cirujano tras operarse el pene a sí mismo

Un cirujano plástico ha sido detenido por negligencia en Argentina, ya que se le acusa de la muerte de una paciente, aunque lo curioso es que al llegar la policía descubrió que se acababa de operar a sí mismo el pene… y también le había salido mal.

Carlos Arzuza operó en una clínica clandestina a una mujer que falleció horas después. Según se ha sabido, este doctor tiene título y trabaja en un hospital, pero no está autorizado a realizar operaciones fuera del mismo y su supuesta clínica no tenía permisos ni condiciones mínimas de seguridad.

Lo peor del caso es que no se trataba de la primera vez, ya que Arzuza se había visto involucrado en la muerte de otro paciente en 2013, pero salió bien parado con una simple fianza.

Otro paciente que estuvo a punto de morir ha aportado detalles escalofriantes a la prensa. «No funcionó la anestesia, pero me operó igualmente», lamenta con dolor esta víctima. La historia parece surrealista, ya que el paciente se durmió, pero no completamente durante una liposucción: «Al despertar observé al doctor y su esposa fumando junto a mí, les dije que me sentía muy mal, pero cuando intenté levantarme me ataron las manos a la camilla», explica el denunciante, añadiendo que le trajeron una palangana para vomitar y que a los cinco días apenas podía caminar, obteniendo como respuesta que le habían «tocado unos nervios, pero que con el paso de los días se sentiría bien».

Con semejante historial de negligencias, es imposible comprender cómo se atrevió a operarse a sí mismo, pero no es complicado imaginar el resultado. Sí, su alargamiento peneano también le salió mal y al llegar la policía fue trasladado al Hospital Central, ya que presentaba un principio de gangrena en la zona intervenida.