Detenido por matar a un perro para vender su carne a una cadena de kebabs

Lamentable y sin corazón, así es esta triste noticia que nos llega desde Rusia, donde la policía ha detenido a un hombre por estrangular y despellejar a un perro en un parque a plena luz del día.

Natural de Kazajistán, el hombre había sido visto por un grupo de adolescentes mientras llevaba el cadáver de un husky en una bolsa de plástico. Extrañados por su comportamiento y por el contenido de la bolsa lo siguieron y fotografiaron mientras desollaba al animal en un parque de Cheliábinsk.

Por si fuera poco, confesó que su intención era… ¡vender la carne a locales de kebabs!

La policía acudió a la llamada de los jóvenes y detuvo al hombre, un inmigrante sin documentación llamado Nikolay que confesó haber utilizado un cable para estrangular al perro.

«Me dieron al perro como pago por un trabajo», pero sin medios ni ganas de mantenerlo no se complicó buscando un comprador y quiso sacar algo de dinero de la peor forma posible.

Tras pasar la noche en comisaría, regresó al parque para ver si aún quedaba algo del perro colgado en la pared. O sea, que arrepentimiento no tenía ninguno, pero allí fue interceptado por varias personas que se habían acercado para conocer de primera mano la situación.

Según él mismo, había matado a «cientos de perros y vendido la carne a una cadena de comida rápida especializada en kebabs de la ciudad». Ante estas palabras, la investigación está en marcha y el hombre tiene serias opciones de ser deportado.

Esperamos que no sea cierto lo que contó el detenido y se tratase de un hecho aislado, aunque deben investigarse a fondo las condiciones de los kebabs de la ciudad.

NOTA: Preferimos omitir las fotos del husky y el vídeo de la detención.