Devuelve un sándwich porque sus dos partes no eran del mismo tamaño

Una octogenaria australiana solicitó que le cambiaran el sándwich porque una de las partes medía cinco centímetros y la otra seis, así que no eran iguales

0
1611

Una octogenaria australiana solicitó que le cambiaran el sándwich que le habían servido porque las dos mitades no eran exactamente iguales.

Los responsables del restaurante accedieron a sus deseos, pero luego publicaron en sus redes sociales la fotografía del bocadillo rechazado.

Resulta que una de las mitades medía cinco centímetros y la otra seis, así que la clienta tenía razón en eso, pero ¿afecta al sabor o a la digestión este hecho?

Esta claro que la clienta era un poco (mucho) tiquismiquis, pero se salió con la suya. De inmediato le fue servido otro sándwich, esta vez sin cortar para que pudiese hacerlo a su gusto.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta