Se le incrusta entre los dientes una palomita de maíz y acaba siendo operado del corazón

Una cosa tan tonta como comer palomitas de maíz casi acaba con la vida de Adam Martin, un británico de 41 años de edad

0
4393
maíz
El afectado, tras la operación.

Una cosa tan tonta como comer palomitas de maíz casi acaba con la vida de Adam Martin, un británico de 41 años de edad. A este originario de Cornwall le tuvieron que operar de urgencia del corazón tras quedársele incrustado un grano de maíz entre sus dientes, según informa Cornwall Live.

El afectado estaba viendo una película con su mujer y notó que un resto de maíz se le quedó incrustado. Para intentar quitárselo usó un palillo, el capuchón de un bolígrafo, un trozo de alambre y un clavo, lo cual le provocó irritación en la encía y dolor de muelas. Pese a esto, no acudió al dentista.

A la semana siguiente empezó a sentir síntomas de la infección y entonces Adam ya buscó ayuda. El doctor le mandó varios medicamentos y lo mandó a casa. Sin embargo, el afectado no mejoraba. Así, tras hacerse varios análisis de sangre y radiografías, los especialistas descubrieron que el hombre había contraído una enfermedad llamada endocarditis, una infección en el recubrimiento interno de las válvulas y las cavidades cardíacas.

Esta infección se produce cuando bacterias ingresan al torrente sanguíneo y se extienden al corazón, dañando gravemente las válvulas. Martín tuvo que ser operado durante siete horas.

“Los doctores me dijeron que si no hubiera ido al médico de cabecera cuando lo hice, podría haber muerto en tres días”, dijo Martin al servicio local de noticias.

“Mi corazón ya no funcionaba correctamente. Básicamente, fue destrozado. La infección había comido las válvulas”, contó el hombre. Asimismo, aseguró que “nunca más” volverá a comer ‘palomitas de maíz’.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta