Diseñan mascarillas personalizadas con el rostro del cliente

No sabemos si el nicho de mercado será lo suficientemente amplio, pero una diseñadora estadounidense pretende revolucionar el mercado de las mascarillas.

Con medio mundo en alerta por el Coronavirus y la costumbre extendida de usar mascarillas contra la contaminación en algunas ciudades, Danielle Baskin ha querido dar una vuelta de tuerca a este artículo. Eso sí, advierte a sus críticos que el producto aún no está a la venta y no está aprovechando la situación para vender nada… pero sí para darlo a conocer.

Según ella, las mascarillas son elementos muy impersonales que, además, impiden desbloquear el móvil mediante el reconocimiento facial. Y aquí nos volvemos a preguntar algo: ¿realmente alguien usa esa opción de los smartphones? es más, ¿cuánta gente utiliza esa opción además de mascarillas y le molesta no poder compatibilizar ambas cosas? Pues cree Baskin que no son pocas personas porque a ellas se dirige su idea.

Mascarillas imprimibles, eso es lo que ha ideado Baskin ni más ni menos. O sea, mascarillas en las que se puede imprimir la cara del cliente y aparentar así que no lleva nada para «engañar» al móvil. «También pueden reconocerte tus amigos», añade… y eso está muy bien siempre y cuando no se use una mascarilla precisamente para no saludar a nadie por la calle.