Se duerme en un avión y despierta horas después sola y a oscuras

Intentó llamar por teléfono, pero el aparato estaba casi sin batería porque no lo había puesto en modo avión aunque ella se hubiese puesto en modo siesta

0
2245

Mil controles para acceder a un avión… y ninguno para bajarse. Al menos en el vuelo de Air Canadá que tomó Tiffani Adams, una mujer que se durmió durante el trayecto y nadie se percató de su presencia al desalojar el aparato.

Como el avión no tenía que salir de nuevo de viaje los pilotos lo dejaron en un hangar. Y ahí se despertó la señora Adams, sola y a oscuras.

Desorientada tras una siesta de gran categoría, se había dormido en pleno vuelo entre Quebec y Toronto, pero enseguida se dio cuenta de lo que pasaba ¡se habían olvidado de ella!

Intentó llamar por teléfono, pero el aparato estaba casi sin batería porque no lo había puesto en modo avión aunque ella se hubiese puesto en modo siesta, así que buscó un enchufe en el avión. Claro está que su búsqueda no sirvió para nada porque el avión estaba fuera de servicio y no tenía corriente.

Al final pudo abrir una de las puertas de emergencia, pero no podía bajar porque la altura era grande, pero desde allí llamó a un hombre que pasaba con un carro de equipajes y se solucionó el asunto de la siesta sin fin.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta