El Puerto

Un Domingo de Resurrección en el que el sol brilló tras las nubes

Los hermanos del Resucitado se congregaron en la nave central de la parroquia y participaron de un Vía Lucis, que recuerda las estaciones de gloria del Señor.

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

Siempre cabía la esperanza de que el tiempo diera un respiro de unas horas. A primeras horas de la mañana se empezaban a ver nazarenos de blanco impoluto acercándose al primer templo de la ciudad, la Iglesia Mayor Prioral. Antes de las nueve, pasada la amanecida, una gran tromba de agua anunció que si bien hoy es Domingo de Resurrección, el sol tardaría en salir. Y así fue. La Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y de Nuestra Señora de la Alegría no pudo procesionar por segundo año consecutivo.

Todo estaba dispuesto. El paso del Señor con su delantera recién tallada y sus claveles de color rojo. Además, la Hermandad estrenaba un túmulo funerario realizado por algunos hermanos, con la dirección y diseño del restaurador José Ramón Villar Juan. El túmulo está realizado en madera policromada imitando distintos tipos de mármol, es de estilo barroco y forma ochavada.
Poco antes de las 10 de la mañana, el Hermano Mayor, Víctor Manuel García Ruiz, anunciaba que no se iba a realizar la estación de penitencia debido a las previsiones meteorológicas que auguraban aún más lluvias durante la mañana.

Los hermanos del Resucitado se congregaron en la nave central de la parroquia y participaron de un Vía Lucis, que recuerda las estaciones de gloria del Señor.
Nuestra Señora de la Alegría tampoco procesionó este año, ya no solo por las inclemencias del tiempo, sino porque la Hermandad decidió hace un par de años que no procesionara por problemas económicos.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN