El yoga, la respuesta de la India a la inestabilidad en el mundo

En un momento de inestabilidad mundial, con los efectos aún de la pandemia y a los que se unen los de la guerra en Ucrania, la India celebró este martes el Día Internacional del Yoga, que practican más de 300 millones de personas en el mundo, como un modo de llevar la paz a la humanidad

0
763
yoga
Varios estudiantes participan en una sesión de yoga para conmemorar el 'Día Internacional del Yoga', en el Shore Temple, en Mahabalipuram, situado a unos 50 km de Chennai, India. | EFE

En un momento de inestabilidad mundial, con los efectos aún de la pandemia y a los que se unen los de la guerra en Ucrania, la India celebró este martes el Día Internacional del Yoga, que practican más de 300 millones de personas en el mundo, como un modo de llevar la paz a la humanidad.

Las celebraciones tuvieron lugar en distintas ciudades del país con masivas concentraciones, además de los eventos impulsados por las embajadas indias en todo el mundo, para celebrar esta práctica milenaria oriental que promete ofrecer un espacio de paz para el cuerpo y la mente, extrapolándolo después a todo lo que nos rodea.

«El yoga trae paz a nuestra sociedad. El yoga trae paz a nuestras naciones y al mundo. El yoga trae paz al universo. Esto puede parecer un pensamiento extremo para alguien, pero nuestros sabios indios han respondido esto con un simple mantra: lo que está en el cuerpo está en el universo», dijo frente a una multitud de seguidores el primer ministro indio, Narendra Modi.

Modi, un habitual practicante y ferviente difusor de esta disciplina, realizó con la multitud varias posturas o «asanas» entre los cientos de personas que se reunieron hoy en los jardines del Palacio de Mysuru, en el estado meridional de Karnataka.

El yoga «comienza con la autoconciencia y continúa con la conciencia del mundo, cuando tomamos conciencia de nosotros mismos y de nuestro mundo, comenzamos a detectar cosas que deben cambiarse, tanto en nosotros como en el mundo», dijo el líder nacionalista hindú, que ha promovido esta práctica en los mayores escenarios.

LA HERRAMIENTA PARA LOS DESAFÍOS

Especialmente durante la pandemia y la lucha contra el coronavirus, la India y el primer ministro impulsaron el yoga como una manera de combatir el impacto físico y emocional del virus en el entorno, así como una manera de conseguir paz dentro de los largos periodos de aislamiento que experimentó el mundo.

Los problemas pueden ser «de estilo de vida individuales o desafíos globales como el cambio climático y los conflictos internacionales. El yoga nos hace conscientes, competentes y compasivos con estos desafíos», resaltó el primer ministro.

El Día Internacional del Yoga, propuesto por la India con el respaldo de 175 países, fue proclamado por Naciones Unidas en 2014 con el objetivo de crear conciencia en todo el mundo sobre los muchos beneficios de practicar yoga.

La disciplina oriental milenaria tiene su origen en los antiguos «vedas» (palabra que significa «sabiduría»), las escrituras hindúes que datan del 1.500 antes de Cristo y forman la base de la religión hindú.

La celebración de este año, que coincide con el 75 aniversario de la Independencia de la India, tendrá eco en 75 lugares emblemáticos del país, con 75 representantes del Gobierno indio, una festividad a la que se suman las embajadas indias de todo el mundo.

Unidades de fuerzas especiales hicieron demostraciones de yoga en puestos de control, y oficiales militares de distintos rango participaron en sesiones conjuntas de yoga en zonas fronterizas, ríos, e incluso la helada cordillera del Himalaya.

Las representaciones diplomáticas de la India en varios del mundo hicieron también celebraciones similares en Australia, Bután, Baréin, Egipto, Ginebra, Kenia, Reino Unido, Argentina, España, y otras decenas de naciones.

VIOLENTA JORNADA

Las celebraciones en Maldivas, la joya turística del Sur de Asia, se vieron empañadas por el ataque por parte de decenas de extremistas a un evento que tuvo lugar en el Estadio Nacional del archipiélago al considerar la práctica de esta disciplina como antiislámica y pura «holgazanería».

El grupo de alrededor de 50 hombres, encabezados por dos conocidos académicos islámicos, irrumpió en el evento agitando banderas y mensajes islamistas tras enfrentarse con la policía en la puerta del Estadio Galolhu de la ciudad de Malé, pese a los intentos de las autoridades por contener y dispersar a los atacantes.

La protesta fue encabezada por Adam Nishan y Fazloon Bin Mohamed, ambos reconocidos líderes de la comunidad musulmana que pronunciaron discursos incendiarios antes de que los manifestantes se enfrentaran con la policía en la puerta del estadio.

El presidente de Maldivas, Ibrahim Mohamed Solih, anunció el comienzo de una investigación sobre el incidente y prometió una respuesta ejemplar.

«Esto se está tratando como un asunto de grave preocupación y los responsables serán llevados de manera expedita ante la ley», dijo en Twitter.

El incidente de hoy ocurre en medio de una campaña contra la India en el país del archipiélago que, según denuncia el Gobierno maldivo, está siendo agitada por la oposición.

A ello se suma la tensión y la condena internacional causada por los comentarios ofensivos contra el profeta Mahoma de dos miembros del partido nacionalista hindú BJP, que gobierna la India, que desencadenaron también amenazas islamistas. EFE