Elon Musk, en el cajón más alto del pódium de multimillonarios. Así es el más excéntrico de todos

Elon Musk, director ejecutivo de Tesla y SpaceX, ha arrebatado, según el índex de Bloomberg, el puesto a Jeff Bezos

0
706
Elon Musk
Elon Musk | EFE

Aunque en el terreno económico este año 2021 sigue un poco la estela del 2020 y las consecuencias de la pandemia de la covid-19 siguen dejándose notar, el pódium del hombre más rico del mundo ha cambiado de dueño. Elon Musk, director ejecutivo de Tesla y SpaceX, ha arrebatado, según el índex de Bloomberg, el puesto a Jeff Bezos.

Elon Musk tiene una fortuna total de 197.000 millones de dólares, lo que deja a Bezos en segundo lugar con 182.000 millones después de tres años en lo más alto.

La escalada de Musk al podio del oro se debió, principalmente y según diferentes medios especializados, a la subida de las acciones de Tesla en bolsa, la compañía de coches eléctricos de las que el empresario tiene alrededor del 20%. Además, posee opciones por valor de unos 42.000 millones de dólares.

TALENTO PRECOZ

Musk nació en Pretoria en 1971 de padre sudafricano y madre canadiense. Desde una edad temprana dio muestras de talento para los ordenadores e interés en los negocios.

Aprendió a programar con tan solo 10 años y, cuando tenía 12, ideó un videojuego que vendió a una revista especializada. En 1988, Musk obtuvo la nacionalidad de su madre y se mudó a Canadá.

Allí estudió en la Queen’s University en Ontario y después solicitó el traslado a la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, EEUU.

En 1997, acabó sus estudios en física y económicas y su siguiente paso fue inscribirse en un posgrado en física en la prestigiosa Universidad de Stanford, en California, que finalmente abandonó.

En 1995 fundó Zip2, que proporcionaba mapas y directorios comerciales a medios online. Cuatro años después de su creación, la marca de ordenadores Compaq se hizo con ella por 307 millones de dólares.

Luego alumbró X.com, que ofrecía servicios financieros a través de internet y que mutó en la ahora mundialmente conocida como PayPal. Ebay pagó 1.500 millones de dólares por Paypal en 2002.

Ese mismo año Musk creó SpaceX y, en 2004, se convirtió en uno de los mayores inversores en Tesla Motors, fabricante de coches eléctricos de la que es director ejecutivo desde octubre de 2008.

También ostenta el mismo puesto en SpaceX. En 2020, el año de la pandemia, fue uno de los multimillonarios que más dinero ganó y su fortuna se incrementó hasta llegar a los 150.000 millones de dólares.

DESTINO MARTE

Filántropo, excéntrico y polifacético, Musk ha fijado su objetivo fuera de la tierra. Llevar al ser humano a Marte es, tal vez, la misión más importante que se ha asignado.

“En seis años podremos llevar gente a Marte y, si tenemos suerte, incluso podría ocurrir en solo cuatro años”, dijo, según Business Insider, en la entrega del premio Axel Springer el pasado diciembre.

Cuando el director ejecutivo de Axel Springer le preguntó sobre sus motivaciones detrás del proyecto, si se trataba de un negocio o una especie de salvación de la humanidad, Musk llegó a decir que le gustaría ser enterrado en el planeta rojo.

“Es importante que creemos una ciudad autosuficiente en Marte para la supervivencia humana. Por eso queremos crear una civilización SpaceX allí”, añadió.

Con el fin de poder hacer posible sus propósitos, Musk dijo el año pasado que estaba entre sus planes deshacerse de bienes materiales.

“Estoy vendiendo casi todas mis posesiones físicas. No tendré una casa en propiedad”, escribió en la red social Twitter en mayo de 2020. Una persona le preguntó si lo hacía porque necesitaba dinero o como protesta. El respondió: “No necesito efectivo. Me estoy consagrando a Marte y a la Tierra. Las posesiones solo son una carga”.

El pasado ocho de diciembre, Forbes publicó que había vendido sus casas en California, donde había llegado a tener seis inmuebles solo en Bel-Air, y que se había mudado a Texas.
Junto con Musk en el cajón están Jeff Bezos y Bill Gates, con 182.000 millones de dólares y 132.000, respectivamente.
Por Manuel Noriega.
EFE/REPORTAJES

image_pdfimage_print

Dejar respuesta