En Rumanía ha ocurrido lo mismo que aquí con Eurovisión y también hay bronca

Los fans rumanos de Eurovisión están en pie de guerra, después de que el jurado profesional haya dejado fuera todas las canciones propuestas por el público para representar a ese país en el festival, incluida la más votada por los espectadores

0
1826

Los fans rumanos de Eurovisión están en pie de guerra, después de que el jurado profesional haya dejado fuera todas las canciones propuestas por el público para representar a ese país en el festival, incluida la más votada por los espectadores, en su primera selección de diez temas.

Al igual que ocurrió en España, la selección del representante de Rumanía en Eurovisión 2022 ha desencadenado un aluvión de críticas (y hasta de propuestas de boicot) en las redes sociales por el divorcio entre la opinión del jurado y el voto popular.

«¿Para quién este ‘show’ en el que la opinión del público no vale nada? ¿Por qué odiáis al público?», reza uno de los comentarios de los fans reproducidos por ProTV, la cadena privada de más audiencia del país.

Según las reglas del concurso, organizado por la televisión pública TVR, el jurado elegía a 15 de los 20 artistas que optaban a defender su canción en una gala televisada celebrada este sábado, mientras que el público elegía a los cinco restantes.

De estos 20 concursantes, el jurado debía elegir en esa gala a los 10 finalistas de los que saldrá el próximo 5 de marzo el representante rumano en Eurovisión 2022.

En ese primer filtro, el jurado no ha aceptado ninguna de las cinco propuestas del público entre las diez elegidas para pasar a la final.

La canción más votada por los espectadores fue «Malere», una audaz pieza del grupo de metal E-an-na que combina el rock duro con elementos de manele -un tipo de pop balcánico muy popular en Rumanía-. «Malere» se quedó fuera de la final y fue duramente criticada por un miembro del jurado.


La severidad del jurado con E-an-na ha provocado el enfado de muchos fans, que ven en el trato que recibió la canción una prueba más de los prejuicios de muchos rumanos de clase media hacia el manele, una música generalmente asociada a los gitanos y las clases populares menos educadas.

«A propósito del señor presidente del jurado ‘de especialidad’, que dijo que el grupo E-an-na no tendría ningún éxito en Turín: os recuerdo que esta banda ya ha llegado a la cima del éxito en los festivales más importantes de rock y metal del mundo», dice uno de los espectadores que apoyaba esta canción.

Otros eurofans han tildado las 10 canciones elegidas para la final de «mediocres» y «previsibles». A su modo de ver, la selección augura otro fiasco para Rumanía en un festival que nunca ha ganado.EFE

Dejar respuesta