Entrenan a perros para olfatear el Covid-19

Se prevé que, a partir de mayo, podría estar disponible en el Reino Unido un primer equipo de perros entrenados para olfatear y distinguir a afectados por el Covid-19

0
1291
Covid-19
Entrenamiento de un perro | EFE

Se prevé que, a partir de mayo, podría estar disponible en el Reino Unido un primer equipo de perros entrenados para olfatear y distinguir a afectados por el Covid-19 en las filas de personas que pasan los controles en los puertos, aeropuertos y otros lugares públicos, uniéndose a la lucha contra la pandemia como un nuevo método de detección no invasiva.

Los perros añadirán una nueva y poderosas razón a la larga lista de cualidades que han llevado a considerarlos, a los largo de los siglos, como los “mejores amigos del ser humano”, ya que un grupo de estos animales están siendo entrenados para detectar al instante la presencia del coronavirus en las personas al percibir los sutiles cambios en su olor corporal.
Gracias a su poderoso olfato, estos canes son uno de los mejores sensores biológicos capaces de detectar olores asociados con las drogas, explosivos y alimentos, y ahora podrían prestar un gran servicio a la salud pública.

La organización británica Medical Detection Dogs, MDD, (www.medicaldetectiondogs.org.uk) junto la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM) y la Universidad de Durham (DU), han puesto en marcha una investigación para analizar si los perros entrenados podrían desempeñar un papel en la prevención de la propagación del coronavirus.

Este mismo equipo de investigadores colaboró previamente demostrando con éxito que los perros pueden ser entrenados para detectar el olor de la malaria en las personas, destaca la DU (www.dur.ac.uk), en una investigación financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates (www.gatesfoundation.org).

Estudios sobre el virus de la gripe y otras dolencias respiratorias demuestran que estas enfermedades interactúan con el sistema inmunitario y cambian el olor del cuerpo, y existe una gran probabilidad de que la COVID-19 produzca un efecto oloroso detectable por los perros en el organismo humano, según MMD.

Esta organización lleva años investigando con éxito la base científica que hay detrás del sentido del olfato de los perros y cree que estos animales podrían detectar esta enfermedad.

“MDD siempre ha adoptado un enfoque riguroso y científico para su trabajo y ha producido más de una docena de artículos de investigación revisados por expertos en la materia que respaldan la creencia de esta organización de que cada enfermedad tiene un olor propio y único”, según Gemma Butlin, portavoz de esta entidad, con sede en Buckinghamshire (Inglaterra, Reino Unido).

MDD, LSHTM y DU han comenzado los preparativos para entrenar a los perros de manera intensiva para que puedan estar disponibles a mediados de mayo para ayudar a proporcionar un diagnóstico rápido y no invasivo de la enfermedad del coronavirus, contribuyendo a finalizar esta pandemia.

El primer paso consiste en recolectar los olores de personas infectadas con COVID-19 y personas no infectadas, por medio de muestras de orina y frotis (fragmentos de tejidos o secreciones), según este equipo conjunto.

Luego se utilizarán esas muestras con perros ya entrenados, a los que, después, se entrenará para que olfateen a las filas de personas, que por ejemplo, estén pasando por el control de la puerta de embarque o de pasaportes, en un puerto o un aeropuerto, señalan.

LOS MEJORES AMIGOS DE LA SALUD HUMANA.

“Los primeros cinco perros entrenados podrían olfatear unas 750 personas por hora, apoyando los esfuerzos para detectar la COVID-19 y, una vez que hayamos entrenado a estos y establecido protocolos de entrenamiento, podríamos involucrar a otras agencias, en el Reino Unido y el extranjero, para aumentar la cantidad de equipos caninos”, informan desde MMD.

“Esta entidad ya ha entrado en contacto con el Gobierno para informarle sobre cómo los canes entrenados pueden desempeñar un papel en la lucha contra la enfermedad”, informa Butlin.

Los perros que buscan COVID-19 son entrenados de la misma manera que los perros que ya detectan dolencias como el cáncer, el Parkinson y las infecciones bacterianas, es decir olfateando una serie muestras en la sala de capacitación de la organización e indicando sus entrenadores cuándo encontraron la muestra correcta.

Estos perros también podrían detectar los cambios sutiles en la temperatura de la piel, por lo que podrían saber si alguien tiene fiebre a causa de la COVID-19, según MDD.
Una vez entrenados, los perros también podrían usarse para identificar a los viajeros que ingresan al país y estén infectados con el virus o ser desplegados en otros espacios públicos, apunta.

La doctora Claire Guest, directora ejecutiva (CEO) y cofundadora de Medical Detection Dogs, señala que «estamos seguros de que los perros podrían detectar COVID-19, y estamos investigando de qué manera podemos capturar el olor del coronavirus de los pacientes y presentárselo a los perros, con seguridad para los humanos y canes que intervengan”.

“Con nuestro método, los perros no necesitan entrar en contacto con las personas para detectar los olores de COVID-19”, asegura.

“El objetivo es que los perros puedan evaluar a cualquier persona, incluidos aquellos que son asintomáticos, y decirnos si necesitan someterse a una prueba o test de coronavirus”, adelanta Guest.

DETECCIÓN RÁPIDA, EFICAZ Y NO INVASIVA.
Asegura que este procedimiento sería rápido, efectivo y no requiere el uso de instrumentos que se inserten en el cuerpo ni hacer incisiones en la piel con agujas, y ayudará a garantizar que los limitados recursos de prueba del sistema sanitarios solo se usen dónde y cuándo se necesitan verdaderamente.

El profesor James Logan, jefe del Departamento de Control de Enfermedades de la LSHTM señala que su trabajo anterior con DDM y la Universidad de Durham demostró que los perros pueden detectar olores de personas infectados de malaria con una precisión extremadamente alta, por encima de las establecidas por la Organización Mundial de la Salud para un diagnóstico.

«Sabemos que otras enfermedades respiratorias como el COVID-19, cambian nuestro olor corporal, por lo que existe una gran probabilidad de que los perros puedan detectarlo”, enfatiza.

“Esta nueva herramienta de diagnóstico podría revolucionar nuestra respuesta a COVID-19 a corto plazo, sobre todo en los próximos meses, y podría tener un gran impacto”, recalca Logan.

Para el profesor Steve Lindsay, de la Universidad de Durham, “si nuestra investigación es exitosa, podríamos usar perros detectores de COVID-19 en los aeropuertos al final de la pandemia para identificar rápidamente a las personas que portan el virus y esto ayudaría a prevenir la reaparición de la enfermedad después de que hayamos controlado el brote actual”. EFE | Pablo Gutman.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta