El erotismo desafía al coronavirus en Portugal

El XIII Salón Erótico de Oporto ha abierto sus puertas con precauciones y un aforo más reducido que en años anteriores, pero reunirá a miles de personas

0
960

EFE | El erotismo no teme al coronavirus, al menos en Portugal. El XIII Salón Erótico de Oporto ha abierto sus puertas con precauciones y un aforo más reducido que en años anteriores, pero dispuesto a reunir a miles de personas.

Esta edición de «Eros Porto», que se prolongará hasta el día 8 e incluye espectáculos eróticos en vivo, ha tomado algunas medidas especiales, como los análisis a los artistas extranjeros para confirmar la ausencia del Covid-19 y la reducción de su aforo a la mitad, de 8.000 a 4.000 personas simultáneamente en un recinto de 12.000 metros cuadrados.

Además, los 47 expositores que participan en el «Eros Porto 2020» tendrán que limpiar sus espacios al menos tres veces al día.

El salón contará con un equipo médico, ha duplicado el personal de limpieza en relación a convocatorias anteriores y habilitado dispensadores para la desinfección de las manos.

Mientras otras ferias internacionales, como la BTL -la mayor cita turística de Portugal- suspendieron o aplazaron sus ediciones por la epidemia mundial de coronavirus -que ha dejado 3.400 muertos-, Eros Porto decidió abrir sus puertas aunque, admiten los organizadores, se desconoce aún el impacto que el virus tendrá en la asistencia, que el pasado año superó las 20.000 personas.

La cita, que se desarrolla en Matosinhos, próximo a Oporto, reúne a empresas de España, Portugal, Estados Unidos, Israel o Suecia, y genera en cuatro días entre 1,5 y 2 millones de euros, según explicó a Efe el español Juli Simón, responsable de la organización.

«Hicimos un esfuerzo para que la seguridad sea absoluta y se pueda disfrutar del evento», agregó Simón.

«Todos tenemos tres vidas, la inocente, la traviesa y la perversa», anuncia el festival en su página de una red social, etapas que se corresponden con las tres grandes áreas del recinto, dedicadas a erotismo, «slow sex» y «sexo duro».

image_pdfimage_print

Dejar respuesta