La estación espacial china Tiangong-1 se estrellará en la Tierra estos días

Tras siete años de servicio en el espacio, regresará a la atmósfera y caerá sin control en algún punto indeterminado de una franja en la que se sitúa España

0
906

En los próximos días, la primera estación espacial china, Tiangong-1, se precipitará a la atmósfera de la Tierra. Tras siete años de servicio en el espacio, China aseguró seguir teniendo su control, aunque algunos informes aseguraban lo contrario, por lo que la estación podría estar fuera de control desde mediados de 2016.

Esa situación hace que cada vez se acerque más a un punto en el que su reentrada en la atmósfera terrestre será inevitable. Aunque esta caída no supone riesgo para la población, ya que la mayor parte se desintegrará nada más entrar, existe la posibilidad de que una pequeña cantidad de restos de Tiangong-1 pueda sobrevivir a la reentrada, logrando impactar contra el suelo.

En caso de que esto ocurriera, cualquier escombro que resistiera caería en un lugar indeterminado a lo largo de una franja de miles de kilómetros centrada a lo largo del punto de la Tierra por el que pasa la estación. De hecho, el norte de España se sitúa en la franja donde existe mayor probabilidad de que esto suceda, así como en el Mediterráneo.

En cualquier caso, la probabilidad de que una persona sea golpeada por los restos de Tiangong-1 es aproximadamente diez millones de veces menor que su probabilidad anual de ser alcanzado por un rayo. Además, recuerda que en la historia de los vuelos espaciales, ninguna persona conocida ha sufrido daños por desechos espaciales. Sólo se tienen registros de una persona que haya sido golpeada por un pedazo de escombros espaciales y, afortunadamente, no resultó herida.

Además, ya han caído sobre la Tierra restos de estaciones diez veces mayores, por lo que no hay que alarmarse en absoluto en esta ocasión.

En marzo de 2016, una declaración oficial china declaró que los servicios de telemetría con Tiangong-1 habían cesado, aunque según el análisis de Aerospace, el último ajuste orbital para Tiangong-1 se realizó en diciembre de 2015. Meses después, en septiembre, China informó de que Tiangong-1 volvería a entrar en la atmósfera terrestre en la segunda mitad de 2017. Algo que finalmente no sucedió y que parece ser que lo hará en pocos días.

El Tiangong-1 fue diseñado para ser un laboratorio tripulado, así como un experimento y demostración para una estación Tiangong de módulos múltiples más grande. La nave espacial fue lanzada a bordo de un cohete Long March 2F/G el 30 de septiembre de 2011.

Hay dos módulos que componen Tiangong-1: un módulo experimental habitable y un módulo de recursos. Tiene un volumen habitable de 15 metros cúbicos. Tiangong-1 está equipado con dos estaciones de sueño para astronautas.

Valora este artículo

image_pdfimage_print

Dejar respuesta