Estudiantes belgas crean un nuevo coche solar más innovador y eficiente

El equipo Agoria Solar, formado por veinte estudiantes de ingeniería belgas, crean cada dos años un coche solar más innovador y eficiente

0
1088
Imagen del vehículo (EFE).

Clara López (EFE) | El equipo Agoria Solar, formado por veinte estudiantes de ingeniería belgas, crean cada dos años un coche solar más innovador y eficiente que el anterior, y su último modelo competirá en una carrera de miles de kilómetros por las montañas de Marruecos.

A su noveno vehículo lo han llamado Bluepoint Atlas y fue presentado por el equipo, todos ellos estudiantes de la Universidad KU Leuven, este lunes en el Museo de África en Tervuren (Bélgica).

Construido en un año, funciona con energía solar, no precisa de ningún combustible y alcanza una velocidad máxima de 120 kilómetros por hora, el máximo permitido por carretera.

Es de origen belga, país capaz de empalmar semanas en las que no se divisa el sol, por lo que idearon el coche de tal manera que pueda desplazarse incluso aquellos días nublados gracias a la instalación de una batería.

Numerosos avances e innovaciones técnicas hacen del nuevo coche solar un buen ejemplo de lo que es posible con las energías renovables y las últimas técnicas de ingeniería.

El ejemplar tiene una forma radicalmente nueva, inspirada en elementos de la naturaleza para garantizar una conducción óptima del aire alrededor del coche.

El Bluepoint Atlas se diferencia de los coches anteriores por su forma aerodinámica, “más puntiaguda”, sus tres ruedas y la tecnología empleada, explicó Remi De Coster, portavoz del grupo, en una entrevista a Efe.

“Este es definitivamente el coche con mayor rendimiento que hemos construido hasta ahora”, afirmó el joven de 21 años, natural de Lovaina, ciudad situada en la región flamenca.

Sus dos creaciones anteriores, la de 2019 y la de 2020, vencieron en los torneos del Desafío Solar Mundial Bridgestone (Australia) y el Desafío solar europeo iLumen, respectivamente.

En Marruecos competirán contra otros equipos de estudiantes internacionales que también han dado forma a su propio coche solar, con la finalidad de promover las energías renovables y la movilidad sostenible.

Su piloto será Gilles De Baets, quien ha estado preparándose física y mentalmente el último año para la carrera, con un entrenamiento que consta de ejercicios cardiovasculares, como el ciclismo, para “estar realmente en forma y poder entrar en el coche”.

Además, prepara su capacidad de aguante al calor para poder acostumbrarse a las altas temperaturas del desierto, así como ejercitar su reacción y visión periférica para “ver y reaccionar a todo con mucha rapidez”.

De Baets también es ingeniero aerodinámico y ha participado en el diseño del coche que va a conducir el próximo mes de octubre. El es el responsable de dar forma a la carrocería.

Afirma que se siente “seguro” en el vehículo y que confía en el equipo: “El reto que tenemos por delante puede ser muy difícil, con muchas ráfagas de viento y situaciones impredecibles. Pero sé que dentro del coche estaré a salvo en caso de que ocurra algo”.

Sobre el futuro de la industria del automóvil, De Coster sostuvo que hay que avanzar “hacia una forma más sostenible de conducción y movilidad” y destacó que su coche solar es “un buen comienzo” para suscitar este cambio.

“Espero que próximamente todos conduzcamos, no digo coches 100 % solares, pero sí más eficientes y renovables”, subrayó.

De Coster cree que este tipo de coches tardarán “bastante tiempo” en normalizarse ya que, por el momento, «no es legal en la carretera” dado su pequeño tamaño y lo poco visible que es, explicó el joven, aunque la tecnología utilizada sí se verá en la industria de la automoción.

La Comisión Europea lanzó en julio una batería de propuestas que aspira a llevar al continente a una reducción del 55 % de las emisiones para 2030 y que plantea dejar de fabricar automóviles con motores de combustión para 2035.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta