Un estudio demuestra que los abejorros juegan

Los abejorros se esforzaron por hacer rodar bolas de madera repetidamente a pesar de que no había ningún incentivo aparente para hacerlo

0
2090
Un abejorro jugando con una pelota (QMU).

EP | Por primera vez, científicos de la Universidad Queen Mary de Londres describen en la revista Animal Behaviour el comportamiento de juego con objetos en un insecto, concretamente de un abejorro.

El equipo de investigadores realizó numerosos experimentos para probar su hipótesis, que mostró que los abejorros se esforzaron por hacer rodar bolas de madera repetidamente a pesar de que no había ningún incentivo aparente para hacerlo.

El estudio también encontró que las abejas más jóvenes hacían rodar más bolas que las abejas más viejas, reflejando el comportamiento humano de los niños pequeños y otros mamíferos y aves juveniles siendo los más juguetones, y que las abejas macho las hacían rodar durante más tiempo que sus contrapartes femeninas.

El estudio siguió a 45 abejorros en un pequeño recinto y les dio la opción de moverse por un camino sin obstrucciones para llegar a un área de alimentación o desviarse de este camino hacia las áreas con bolas de madera. Las abejas individuales rodaron bolas entre 1 y, sorprendentemente, 117 veces durante el experimento. El comportamiento repetido sugería que hacer rodar la pelota era gratificante.

Esto fue respaldado por un experimento adicional en el que otras 42 abejas tuvieron acceso a dos cámaras de colores, una que siempre contenía bolas móviles y otra sin ningún objeto. Cuando se probaron y se les dio a elegir entre las dos cámaras, ninguna de las cuales contenía bolas, las abejas mostraron preferencia por el color de la cámara previamente asociada con las bolas de madera.

La configuración de los experimentos eliminó cualquier noción de que las abejas estaban moviendo las bolas para un propósito mayor que no fuera el juego. Hacer rodar las bolas no contribuyó a las estrategias de supervivencia, como obtener comida, limpiar el desorden o aparearse, y se realizó en condiciones libres de estrés.

La investigación se basa en experimentos anteriores del mismo laboratorio en Queen Mary, que mostraron que se puede enseñar a los abejorros a marcar un gol, haciendo rodar una pelota hacia un objetivo, a cambio de una recompensa de comida azucarada. Durante el experimento anterior, el equipo observó que los abejorros hacían rodar pelotas fuera del experimento, sin obtener ninguna recompensa de comida.

La nueva investigación mostró que las abejas hacían rodar bolas repetidamente sin haber sido entrenadas y sin recibir ningún alimento por hacerlo, era voluntario y espontáneo, por lo tanto, era similar al comportamiento de juego que se ve en otros animales.

El primer autor del estudio, Samadi Galpayage, estudiante de doctorado de la Universidad Queen Mary de Londres dice en un comunicado que «sin duda es alucinante, a veces divertido, ver a los abejorros mostrar algo parecido al juego. Se acercan y manipulan estos ‘juguetes’ una y otra vez. Esto demuestra, una vez más, que a pesar de su pequeño tamaño y diminutos cerebros, son más que pequeños seres robóticos».

«En realidad, pueden experimentar algún tipo de estado emocional positivo, incluso si es rudimentario, como lo hacen otros animales más grandes, esponjosos o no tan esponjosos. Este tipo de hallazgo tiene implicaciones para nuestra comprensión de la sensibilidad y el bienestar de los insectos y, con suerte, alentará que respetemos y protejamos cada vez más la vida en la Tierra».

El profesor Lars Chittka, profesor de ecología sensorial y conductual en la Universidad Queen Mary de Londres, director del laboratorio y autor del libro reciente The Mind of a Bee, dice que «esta investigación proporciona un fuerte indicio de que las mentes de los insectos son mucho más sofisticadas que Podríamos imaginar. Hay muchos animales que juegan solo por diversión, pero la mayoría de los ejemplos provienen de mamíferos y aves jóvenes».

«Estamos produciendo cantidades cada vez mayores de evidencia que respaldan la necesidad de hacer todo lo posible para proteger a los insectos que están a un millón de millas de las criaturas sin sentido e insensibles que tradicionalmente se cree que son».