El excuidador de un zoo adopta a un leopardo que enfermó tras su marcha

Ahora el leopardo es uno más de su familia. Su "amo" dice que César, como se llama el felino, es igual que un gato doméstico y le encanta que lo acaricien

0
844

Se llama Alexander Volkov y trabajaba de cuidador en el zoológico de Penza, en Rusia. Allí congenió muy bien con  uno de los leopardos de los que se hizo cargo, llamado César. Hasta tal punto que, parece ser, que el animal enfermó después de que el joven dejara el trabajo.

El propio Alexander se enteró de que el leopardo, de tres años de edad, había dejado de comer y beber. Se preocupó tanto que acordó con el zoológico poder llevárselo a su casa.

Ahora el felino es uno más de su familia. Su «amo» dice que es como un gato doméstico y que le encanta que lo acaricien.

A pesar de este buen rollo mascota-amo, Alexander insiste en que los animales salvajes no deberían vivir en cautiverio. Precisa que el de César era un caso de supervivencia, por el que vio necesario acogerlo.

 

 

image_pdfimage_print

Dejar respuesta