Expulsan del vuelo a una familia por negarse a ceder el asiento de su bebé

Un conflicto más relacionado con las aerolíneas, y van… demasiados. En esta ocasión, Delta Airlines ha expulsado a una familia completa por negarse a ceder el asiento de su bebé, que, por supuesto, habían pagado.

Lo llamativo es lo mal que se trata a los clientes en estos casos, que al final, aunque terminen con indemnizaciones, causan grandes disgustos a los afectados.

Brian y Brittany Schear, de Huntington Beach (California), relataron a la cadena local KABC-TV que la expulsión se produjo cuando regresaban de Maui (Hawai) con sus dos bebés, de 1 y 2 años, respectivamente.

La pareja quería acomodar al pequeño de 2 años en un asiento que compraron para un hijo de 18 años que volvió a casa en un vuelo anterior.

En el vídeo se puede escuchar a Brian Schear hablar con una persona, aunque no queda claro si se trata de un empleado de Delta o un agente de seguridad.

Tras negarse Schear a abandonar la aeronave, la persona en cuestión responde: «Usted y su esposa irán a la cárcel (…). Es un delito federal si no obedecen y sus hijos quedarán bajo cuidado temporal».

«¿Nosotros vamos a ir a la cárcel y mis hijos van a ir a qué?», responde el padre, visiblemente airado.

«Yo compré el asiento (…). Usted está diciendo que se lo va a dar a alguien cuando yo pagué por el asiento. Eso no es correcto», agrega el padre, quien sugiere que su esposa puede llevar en su regazo a uno de los bebés durante el despegue y colocar después al otro niño en una silla infantil.

Otra persona, que parece ser un supervisor de Delta, le dice después que la ley federal requiere que los niños menores de 2 años deben permanecer en el regazo de los padres durante todo el vuelo.

Sin embargo, ese argumento no es cierto, ya que la Administración Federal de Aviación (FAA) «urge encarecidamente» que los bebés viajen en una silla infantil, si bien permite que aquellos menores de 2 años viajen en el regazo de los padres.

La familia alega que tuvo que buscar un hotel para alojarse y transporte, además de comprar nuevos billetes para poder volar al día siguiente.

Tras la amplia divulgación del suceso, Delta emitió un comunicado para pedir perdón y ofrecer una compensación económica de la que no dio detalles.

El suceso se suma a otros incidentes similares recientes, como el caso de un pasajero que fue golpeado y sacado de un avión de United a la fuerza, tras negarse a ofrecerse voluntario por un caso de sobreventa de billetes.