Las fachadas de la medina de Rabat se convierten en una galería de arte

La propuesta "Gal'Rue" pretende acercar la pintura al pueblo mediante 180 cuadros de 40 artistas

0
1455
Las fachadas de la medina de Rabat se convierten en galería de arte. (EFE/ Mohamed Siali).

EFE | Las fachadas de una estrecha y encalada calle de la medina (ciudad antigua) de Rabat sirven de galería de arte al aire libre en la propuesta «Gal’Rue», que pretende acercar la pintura al pueblo mediante 180 cuadros de 40 artistas.

Esta propuesta, nacida de la pandemia y la necesidad de respirar fuera de las cuatro paredes, se consolida en su segunda edición inaugurada hoy, que pretende mostrar un crisol de expresiones artísticas a los viandantes de la medina de la capital marroquí.

Pintores sobre todo marroquíes, pero también españoles, estadounidenses o belgas (hasta seis nacionalidades), exponen sus obras en los muros de la calle Mulay Abdelá, engalanada con alfombras rojas para la ocasión.

Entre esos artistas está Wiam Azhar, una joven de 22 años de Casablanca estudiante de arquitectura que desde niña encontró en la pintura su refugio.

Junto a su cuadro, que muestra una tetera envuelta en burbujas, indica a EFE que para ella supone una oportunidad de exhibir su obra junto a artistas marroquíes con más años a sus espaldas conocerlos en persona.

Como Ouadi Jamal, artista promotor de la iniciativa, que explica poco antes de la inauguración que la idea surgió en plena pandemia: «La primera edición fue después del covid, fue una bocanada de aire para los habitantes de Rabat. Yodo el mundo estaba encerrado, los artistas producían y había un deseo de crear y de compartir».

Jamal es presidente de un espacio de encuentro cultural en la medina, Dar Louan (Casa de Colores), en donde se gestó el proyecto y que cuenta este lunes con un invitado de honor, el pintor marroquí Ahmed Ben Yessef, que vive a caballo entre Marruecos, España y Estados Unidos.

«Me gusta mucho la manera en que está enfocada la idea: llevar las artes plásticas a la calle. Esto es algo que yo tuve la suerte de hacer hace más de 50 años», afirma en el patio interior del centro cultural.

Para Ben Yessef, «las artes plásticas son una manifestación artística de lujo, para un determinado sector social, y la idea aquí es llevarlas al pueblo en general».

Las obras, forradas con plástico para evitar que se dañen si caen lluvias de otoño, jalonan 220 metros de la calle de la medina y esperan tener 700 visitantes diarios durante las 24 horas del día y hasta el 3 de noviembre.