Fiestas seguras también para nuestras mascotas

Las mascotas son parte de la familia y merecen disfrutar de las Navidades sin sufrir sustos ni exponerse a riesgos. Los expertos aconsejan...

0
1463
Pequeña con dos simpáticos cachorros, un perro y un gato. NT

Daniel Galilea | EFE -Las esperadas fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes Magos ya están aquí, y toda la familia se prepara para recibirlas con alegría y disfrutarlas al máximo.
Nuestras mascotas, con las que compartimos nuestra vida y nuestro hogar, también son parte de la familia y tienen que estar listas para esta ocasión tan especial, aunque ello dependerá de nosotros, que somos sus propietarios y cuidadores.

“La Navidad es una época de celebración, de compartir tiempo y disfrute con aquellos a quienes más queremos, entre los que se incluyen nuestras mascotas”, señala Noelia Suárez, directora de comunicación de una plataforma en línea especializada en productos de salud, belleza y mascotas.

Árbol navideño, atracción y riesgo para un simpático Bulldog. NT

Sin embargo, “hay algunos aspectos de las fiestas navideñas, como la pirotecnia o las plantas tóxicas, que pueden convertirse en una pesadilla para estos animales, “sobre todo para los perros y los gatos, que siempre están con nosotros, moviéndose por la casa y curioseando en los adornos y la comida, siendo los que necesitan más atención”, advierte.

El equipo de expertos y asesores de este portal de internet ofrece una serie de recomendaciones destinadas a crear un entorno seguro para “nuestros seres queridos peludos”, para cuidar su salud, evitar que corran riesgos y garantizar su tranquilidad durante las Navidades.

EVITAR LAS PLANTAS TÓXICAS EN EL HOGAR

Hay vegetales típicos de las fiestas navideñas, que son muy peligrosos para los animales de compañía, según NT.

La flor de Pascua, el muérdago y el eléboro (o rosa de Navidad) contienen compuestos con efectos venenosos para los perros y los gatos. Si ingieren una hoja de estas plantas pueden sufrir diarrea, vómitos e incluso convulsiones, mientras que el simple contacto con la flor de Pascua (Euphorbia pulcherrimaya) irrita la piel canina, explican.

ANCLAR BIEN LOS ELEMENTOS ORNAMENTALES

Nuestros “amigos peludos” son grandes exploradores y les encanta olfatear e investigar todo lo nuevo que llega a casa, según Suárez.

Perro English Cocker Spaniel ataviado con un gorro navideño. NT

Por ese motivo, es recomendable evitar la presencia de cintas o las guirnaldas, ya que podrían tragárselas, y no colocar adornos que se rompan con facilidad, como los de cristal.

El equipo de expertos aconseja utilizar elementos decorativos de plástico duro o de madera, que no se rompan si caen al suelo, y por otra parte, anclar bien las luces, para que ningún cable quede suelto, o incluso utilizar iluminación navideña con pilas.

CUIDAR LA ESTABILIDAD DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

Recomiendan asegurarse de que el árbol navideño esté en una posición firme y tenga un soporte ancho y estable, teniendo en cuenta que las luces, las cintas o las guirnaldas con las que los decoramos, pueden ser fácilmente atrapadas por los animales, haciendo que el árbol se les caiga encima.

Niña con un gato en brazos y junto a regalos, en Navidad. NT

Añaden que se puede reforzar este elemento decorativo atándolo con una cuerda a la pared, para que no se caiga incluso aunque se vuelque su soporte.

También es aconsejable colocarlo en una zona por donde el gato o el perro no suela pasar, evitando por ejemplo que esté ubicado en el camino del animal hacia su comedero o su cama, para que no lo golpee inadvertidamente.

TENER ESPECIAL CUIDADO CON LAS VELAS
Las velas son una de las decoraciones navideñas que entrañan un mayor peligro, teniendo en cuenta que “en una casa donde vive un perro o un gato siempre hay mayores posibilidades de que algo se caiga o se rompa”.

Gatito blanco rodeado de adornos y luces navideñas. NT

Para disfrutar de la acogedora luz de las velas sin riesgos de que se produzcan incendios o quemaduras, sugieren colocarlas en una zona de difícil acceso para nuestra mascota y apagarlas siempre que no estemos cerca de esa fuente luminosa.

“Otra opción consiste en utilizar velas con luz LED, que imitan muy bien a las velas auténticas, pero sin fuego”, señalan.

EVITAR QUE EL ANIMAL COMA NUESTRO MENÚ
Es normal que los animales se sientan tentados, al igual que sus dueños, por los apetitosos alimentos de las fiestas, pero no conviene darles cualquier comida que sobre ni que tengan a su alcance determinados dulces frecuentes en la mesas festivas.

El chocolate es muy tóxico para los perros y los gatos. Un compuesto denominado teobromina y presente en el chocolate negro y con leche, es venenoso y puede llegar a ser letal para estos animales, por lo que nunca hay que dejar el turrón de chocolate a su alcance, según NT.

Pareja con ropa festiva disfruta de la Navidad junto a su mascota. NT

Por otra parte, es probable que la “comida humana” que tomamos en las Fiestas, sea demasiado grasa, salada o dulce para las mascotas, por lo que pueden tener dificultades para digerirla y sufrir problemas digestivos, sobre todo si no están acostumbrados a comer otro alimento que no sea pienso, aseguran.

MANTENER LA DESPARASITACIÓN AL DÍA
En estas fechas es imprescindible mantener a los animales debidamente desparasitados, ya que pasan muchas personas por nuestra casa aumentando el riesgo de que alguna traiga un microorganismo nocivo para las mascotas, principalmente para los gatos que no salen a pasear a diario a la calle y por ello no están tan expuestos a los agentes patógenos exteriores, según indican los especialistas.

PREPARAR UN BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS
“Nunca se sabe qué puede pasar. Nuestro animal podría sufrir un pequeño corte, un golpe o una leve quemadura, y hay que estar preparado para esas contingencias”, según Suárez.
Además de tener siempre a mano el teléfono de nuestro veterinario de urgencia, necesitamos guardar en un pequeño botiquín todos los elementos necesarios para afrontar los incidentes y lesiones leves, incluyendo gasas, vendas, espray cicatrizante, suero fisiológico y tijeras.

“También es aconsejable incluir un suplemento que favorezca la digestión y proteja el estómago del animal, ya que al igual que las personas, podría comer en exceso en estas fechas”, recomiendan.