El futuro en los aeropuertos está en manos de los robots

Por mucho que nos cueste asumirlo o, por el contrario, que nos guste la idea, está claro que el futuro también en los aeropuertos está en manos de los robots.

Estos días se está probando en el aeropuerto internacional de Baiyun un tipo de robots que sirven para todo: escanean los pasaportes de los viajeros, les ofrecen información y hasta venden los billetes de avión.

La imagen es genial y, claro, llama la atención de los pasajeros.

Pero estos robots no son los únicos que se están haciendo un hueco en un aeropuerto. Este verano el aeropuerto más grande de Corea del Sur ha incorporado también al peculiar «personal». Su función, parecida a la de los chinos: informan y ayudar a los turistas a encontrar las puertas de embarque y mantener los suelos limpios.

Más completitos no podían ser. Miden poco menos de metro y medio y están equipados con una pantalla rectangular en su parte delantera, donde se muestra la información del vuelo, un mapa del aeropuerto y hasta dan información meteorológica.

También en Japón son ya habituales los robots, pero… ¿cuánto tardarán en llegar a España?