Los gemidos de una pareja obligan a interrumpir un partido de tenis

Los gemidos sin control de una pareja obligaron a suspender un partido del Challenguer ATP de Sarasota (Florida) debido a que los jugadores Frances Tiafoe y Mitchell Krueger no podían concentrarse.

El frenesí de la pareja, que se escuchaba con claridad y procedía de un inmueble aledaño a la pista, también provocó inquietud entre el público.

Tanto Tiafoe como Krueger intentaron en vano continuar el partido. Llegaron a pedir a los organizadores que controlaran la situación, localizaran a la pareja y solicitaran mesura.

Tiafoe se disponía a sacar, pero le fue imposible concentrarse ante tanto ruido. Así que no hubo alternativa. El estadounidense aceptó parar el partido cuando se disputaba el segundo set.

«¡No puede ser tan bueno!», exclamó Tiafoe en referencia a la intensidad de los gemidos que robaron protagonismo a la jornada de este torneo de tenis. Por su parte, Krueger lanzó una bola hacia el lugar de los sonidos sexuales que los comentaristas les parecieron tan surrealistas que apuntaron en principio al tono de móvil de algún espectador. Pero no, eran sonidos reales y los organizadores informaron de que podían proceder de uno de los apartamentos adyacentes a la instalación de tenis.