Abandonan a su hija adoptiva tras descubrir que era una enana adulta que intentaba matarlos

"Hablaba de asesinarnos y hacía dibujos diciendo que quería matar a toda la familia, enrollarnos en mantas y enterrarnos en el jardín", recuerda la madre

0
3406
enana
Natalia Grace

Parece una enrevesada película de terror, pero es real la pesadilla que sufre un matrimonio estadounidense a causa de la niña que adoptaron.

El matrimonio Barnett, Kristine y Michael, ahora separados, adoptó a una niña ucraniana en un orfanato de Florida en 2010. Pero lo que ellos creían una pequeña de seis años parece que era una mujer adulta de 19 con enanismo.

La historia se ha conocido ahora, pero la pareja lleva años sufriendo porque, por si fuera poco, la niña que no era tal tampoco tenía buenas intenciones. Ya que se había dado la extraña «confusión» la chica podría haber sido buena persona, pero no, sus padres adoptivos aseguran que es una psicópata.

La «pequeña» Natalia convivió con normalidad durante algo más de un año, pero luego todo cambió. «Quería matarnos», asegura Kristine Barnett, que contó en el Daily Mail cómo la supuesta niña le echó lejía al café, amenazó con apuñalar a los dos y la empujó contra una valla electrificada.

«Hablaba de asesinarnos y hacía dibujos diciendo que quería matar a todos los miembros de nuestra familia, enrollarnos en mantas y enterrarnos en el jardín», asegura Kristine Barnett horrorizada apuntando que no era extraño despertarse en mitad de la noche y observar la fija mirada de Natalia, de pie e inmóvil junto a su cama.

Sin conocer la verdadera naturaleza de Natalia, los Barnett la llevaron a un especialista en problemas mentales. En el centro se le realizaron una serie de pruebas que determinaron una edad «claramente inexacta» de la niña. Ni el desarrollo de sus piezas dentales ni de sus órganos sexuales (incluso tenía la regla desde hacía bastante tiempo) correspondían a una niña de supuestamente siete años entonces. Según los médicos, Natalia ya superaba los 18.

Tanto es así que en 2012 un tribunal de Indianápolis dictaminó que los exámenes médicos demostraban cómo Natalia había nacido en 1989 y tenía casi 23 años.

Muertos de miedo y superados por la situación pese a haber intentado mantener una vida «normal», en 2016 los Barnett pagaron un año de alquiler de la casa por adelantado, todos los seguros médicos y dejaron vales de comida para la niña antes de mudarse a Canadá con sus hijos biológicos. Doce meses más tarde, al dejar de abonarse el alquiler Natalia fue desahuciada y denunció a la policía que sus padres la habían abandonado un año antes.

Entendemos que es complicado encontrar a una persona con la apariencia de una niña y que en realidad no lo sea, así que parece «normal» que la policía tomase cartas en el asunto al encontrarla. Pero… ¿hay algo normal en esta historia?

El caso es que Natalia y sus padres adoptivos se verán la cara en los tribunales. Por un lado, ella asegura haber nacido en 2003, pero los Barnett mostrarán los informes que datan el nacimiento de Natalia en 1989, teniendo ya 30 años y no 16.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta