Huye del arresto domiciliario y pide ir a la cárcel al no soportar a su mujer

"Ya no soporto a mi esposa, por favor llevadme a la cárcel, ya no puedo quedarme en casa con ella". Es lo que dijo un hombre que huyó de su propia casa

0
905

«Ya no soporto a mi esposa, por favor llevadme a la cárcel, ya no puedo quedarme en casa con ella». Esta peculiar petición se la hizo a los carabinieri de Guidonia Montecelio (Italia) un hombre de unos treinta años y origen albanés que huyó de su arresto domiciliario.

Los agentes lo conocían bien: Cumplía condena domiciliaria por algunos delitos cometidos en años anteriores. Según relata la prensa local, cuando llegó pidió que lo llevaran a prisión porque ya no podía soportar la convivencia forzosa con su esposa, con quien se peleaba prácticamente todos los días. Y así, exasperado por la situación, prefirió escapar y presentarse espontáneamente en el cuartel para pedir seguir cumpliendo su condena en la cárcel.

Las autoridades judiciales le dieron una alegría, lo arrestaron por evasión y acabó entre rejas.

Es, sin duda, un hecho curioso, pero no es la primera vez que sucede algo parecido. Ha ocurrido en varias ocasiones con personas que cumplen condena domiciliaria y acaban fugándose para pedir volver a la cárcel exasperados por la convivencia forzada las 24 horas del día con la familia. Y es que en algunos hogares hay situaciones que, en ocasiones, no son idílicas, y verse obligado a no poder salir puede crispar demasiado los ánimos.

Dejar respuesta