La ‘ilusión de la mano de goma’ podría ayudar a las personas que sufren TOC

El TOC puede ser una condición extremadamente debilitante para muchas personas, pero los tratamientos no siempre son sencillos

0
1173

EP | La famosa, pero extraña, ‘ilusión de la mano de goma’ podría ayudar a las personas que sufren de trastorno obsesivo compulsivo (TOC) a superarlo sin tener que pasar por el estrés a menudo insoportable que suponela terapia de exposición, según una nueva investigación de la Universidad de Cambridge publicada en la revista Frontiers in Human Neuroscience.

El trastorno obsesivo compulsivo afecta a una de cada 50 personas en todo el mundo. Uno de los tipos más comunes, que afecta a casi la mitad de los pacientes con TOC, se caracteriza por temores graves a contaminarse, incluso por tocar algo tan común como un pomo de la puerta, lo que lleva a un comportamiento de lavado excesivo. Esto puede tener un grave impacto en la vida de las personas, su salud mental, sus relaciones y su capacidad para mantener puestos de trabajo.

Se trata con una combinación de medicamentos como Prozac y una forma de terapia cognitiva conductual, una terapia de exposición que a menudo implica indicar a los pacientes con TOC que toquen las superficies contaminadas, como un inodoro y no lavarse las manos a continuación. Esta experiencia puede ser tan estresante que muchos pacientes no pueden participar.

«El TOC puede ser una condición extremadamente debilitante para muchas personas, pero los tratamientos no siempre son sencillos –admite Baland Jalal, neurocientífico del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Cambridge–. De hecho, la terapia de exposición puede ser muy estresante y, por lo tanto, no siempre es efectiva o incluso factible para muchos pacientes».

Para superar este desafío, un equipo de investigadores del Reino Unido y Estados Unidos evaluaron si, en lugar de pedirles a los pacientes que contaminen sus propias manos, podría ser posible ayudarlos a superar sus miedos contaminando una mano falsa, un procedimiento que llaman ‘terapia de estimulación multisensorial’.

La técnica se basa en un famoso truco conocido como la ‘ilusión de la mano de goma’, en la que el paciente coloca ambas manos en una mesa, a ambos lados de una partición, de modo que no puedan ver su mano derecha. A la izquierda de la partición ve una mano derecha falsa. El terapeuta acaricia con un pincel tanto la mano falsa como la mano derecha oculta. Después de varios minutos, el paciente a menudo informa de que siente el roce en de mano falsa como si fuera la suya propia.

En un estudio anterior, realizado por Jalal y el neurocientífico VS Ramachandran utilizando voluntarios sanos, una vez que la ilusión comenzó a funcionar, los investigadores contaminaron la mano de goma con heces falsas. Los participantes informaron sensaciones de disgusto como si fuera su propia mano la que hubiera sido contaminada.

En la actual investigación, Jalal y Ramachandran se asociaron con investigadores de la Universidad de Harvard y reclutaron a 29 pacientes con TOC del Instituto de Trastornos Obsesivos Compulsivos del Hospital McLean, un programa de tratamiento residencial intensivo afiliado a la Facultad de Medicina de Harvard. A dieciséis de estos pacientes se les acariciaron las manos ocultas y de imitación al mismo tiempo, mientras que a los trece pacientes restantes (el grupo de control) se les acariciaron las manos de forma desincronizada.

Después de 5 minutos de caricias, se le pidió al participante que calificara cuánto se sentía la mano de goma. Luego, el experimentador usó un pañuelo para untar las heces falsas en la mano de goma mientras simultáneamente aplicaba una toalla de papel húmeda en la mano derecha real del participante (para crear la sensación de que el contaminante se unta en su mano real). Luego se le pidió al participante que calificara sus niveles de repugnancia, ansiedad y necesidad de lavarse las manos, y el experimentador calificó la expresión facial de disgusto del participante.

Los investigadores encontraron que los pacientes, tanto en el grupo experimental como en el de control, sintieron una ilusión de goma de la mano igualmente fuerte. En otras palabras, incluso cuando sus manos reales y falsas estaban siendo acariciadas asincrónicamente, aún habían comenzado a sentir la mano falsa como propia. Como era de esperar, por lo tanto, los pacientes en ambos grupos informaron inicialmente niveles similares de contaminación.

Luego, el experimentador retiró la toalla de papel limpia y el tejido que se había usado para contaminar la mano de goma, dejando heces falsas en la mano de goma. El experimentador continuó acariciando la mano de goma y la mano real del participante durante 5 minutos adicionales, después de lo cual el participante nuevamente proporcionó calificaciones de contaminación y el experimentador calificó su expresión facial.

En este caso los pacientes estaban más a disgusto: el 65% de los participantes en la condición experimental tenía una expresión facial de disgusto en comparación con el 35% en el control. Esto respalda estudios previos que muestran que la ‘ilusión de la mano de goma’ se vuelve más fuerte cuanto más se la acaricia.

Luego, el experimentador dejó de acariciar y colocó las heces falsas en la mano derecha real del paciente y le pidió al participante una vez más que proporcionara calificaciones de contaminación. Ahora las diferencias eran mucho más pronunciadas en la condición experimental. Mientras que los del grupo de control tenían niveles promedio de asco, ansiedad y urgencia por el lavado en casi 7, el grupo experimental tenía niveles de casi 9, es decir, una diferencia general del 23% en las clasificaciones de contaminación.

«Con el tiempo, acariciar las manos reales y falsas en sincronía parece crear una ilusión cada vez más fuerte en la medida en que eventualmente se sintió como su propia mano –explica Jalal–. Esto significó que después de diez minutos, la reacción a la contaminación fue más extrema. Aunque este fue el punto donde terminó nuestro experimento, la investigación ha demostrado que la exposición continua conduce a una disminución de los sentimientos de contaminación, que es la base de la terapia de exposición tradicional».

Jalal dice que se puede suponer con seguridad que el procedimiento falso de contaminación de las manos provocaría una caída similar en los niveles de disgusto y niveles de contaminación, posiblemente después de 30 minutos. Por ello, cree que que este «truco» puede ofrecer una forma de tratar a los pacientes con TOC in los altos niveles de estrés que puede causar la terapia de exposición.

«Si puede proporcionar un tratamiento indirecto que sea razonablemente realista, en el que contamine una mano de goma en lugar de una mano real, esto podría proporcionar un puente que permitirá a más personas tolerar la terapia de exposición o incluso reemplazarla por completo», asegura y añade que «mientras que la terapia de exposición tradicional puede ser estresante, la ilusión de la mano de goma a menudo hace reír a la gente al principio, ayudando a tranquilizarla. También es sencilla y barata en comparación con la realidad virtual, y por lo tanto puede llegar fácilmente a los pacientes en angustia, sin importar dónde se encuentren, como la falta de recursos y la configuración de emergencia».

Los investigadores creen que puede haber otras aplicaciones de la terapia de estimulación multisensorial, como por ejemplo como terapia para personas con miedo a las agujas. La terapia de exposición significaría inyecciones repetidas de agujas en un brazo real y podría provocar punciones en las venas.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta